Un arreglo precario y peligroso

En las últimas horas vecinos denunciaron el arreglo que se hizo en el tramo de la ruta 11 que comunica Miramar con Mar del Sud donde al costado de la ruta tiraron escombros para tapar los baches.

Son unos 17 kilómetros en total y en plena temporada de verano, sumado a la cosecha de los campos aledaños, la ruta 11 es de vital importancia para la comunidad.

El estado de la cinta asfáltica es realmente preocupante. Sobre buena parte del trayecto existen desniveles y pozos pronunciados que ponen en juego la seguridad de quienes allí transitan diariamente, algo que se torna más peligroso aún durante la circulación nocturna por la escasa visibilidad.

Si bien se realizaron algunos trabajos menores de mantenimiento el camino sigue teniendo grandes problemas y pide soluciones de forma urgente para evitar posibles accidentes.

La última gran obra que se hizo sobre el asfalto fue en 2016 donde se llevó a cabo un trabajo de refulado y bacheo profundo desde la base en diferentes sectores del trayecto que une esta comunidad con la villa balnearia.

Durante la gestión de María Eugenia Vidal como gobernadora hubo diversas tareas de bacheo parciales.

Cabe señalar, que el 5 de diciembre de 1987 se inauguró el pavimento entre Miramar y Mar del Sud por una traza más cercana a la costa que el viejo camino de tierra, el cual todavía existe. Posteriormente, en 2006 se hizo un reasfaltado completo que se fue deteriorando también por el paso del tiempo, sumado al tránsito de camiones y demás transporte pesado hacia los campos.