Playas: Recomendaciones para que apliquen los municipios

El Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación presentó este lunes dos protocolos o guías “de pautas y recomendaciones” que deberán aplicar los municipios, como el de Mar del Plata, en las playas públicas y los balnearios, en el marco de la temporada de verano que se desarrollará en la continuidad de la pandemia del coronavirus.

La permanencia en la playa pública con distanciamiento interpersonal, la provisión de espacios adecuados para la higiene de manos y la no realización de espectáculos para evitar la aglomeración de personas, son algunos de los puntos recomendados.

En detalle, el Ministerio de Turismo en conjunto con el Instituto de Calidad Turística Argentina (ICTA), la Cámara Argentina de Turismo (CAT) y las provincias a través del Consejo Federal de Turismo (CFT) elaboraron un “Protocolo para balnearios” y, junto con el CFT, la “Guía de pautas y recomendaciones covid-19 para la gestión de playas públicas”.

Según reseñaron desde la cartera nacional, ambos documentos aconsejan una señalización eficiente, que incluye colocar en lugares visibles información sobre las medidas de distanciamiento social, higiene y las recomendaciones ante la presencia de síntomas sospechosos de coronavirus.

Además, sugieren brindar información en formato digital, con código QR, a través de la página web y/o disponer de carteleras, atriles, pizarras o bien folletería plastificada que pueda ser limpiada y desinfectada fácilmente tras cada consulta.

La guía para la gestión de playas públicas está dirigida a los municipios del territorio nacional que cuenten con espacios públicos como playas y plantea la necesidad de garantizar el distanciamiento social obligatorio acorde a la legislación vigente. “Se podrán utilizar líneas demarcatorias que delimiten los espacios para asegurar el cumplimiento de los límites de densidad de ocupación y de distancia mínima, promover una circulación en sentido único para el ingreso y egreso de la playa, entre otros”, expone el documento.

También recomienda que los municipios establezcan los mecanismos necesarios “para que las personas dispongan sus objetos personales (toallas, reposeras y otros) y permanezcan en la playa pública respetando el distanciamiento interpersonal de seguridad establecido”, al tiempo que también sugiere proveer espacios adecuados para la higiene de manos.

En caso de haber áreas de recreación, la guía plantea que se deberán respetar las medidas de limpieza, desinfección y distanciamiento. Y recomienda no realizar espectáculos en playas pública para evitar la aglomeración de personas.

Por otro lado, el protocolo para los balnearios privados estipula que se fomente la gestión de reservas y pagos de manera electrónica, establece medidas de control a las y los visitantes previo a su ingreso al balneario y determina espacios de entrada y salida diferenciada a fin de minimizar las filas y evitar la aglomeración de personas.

En cuanto a la disposición de carpas y sombrillas, plantea la definición de una capacidad máxima que garantice el distanciamiento social, incluso en las zonas de circulación. “En caso de habilitar juegos infantiles, recreativos y áreas deportivas, se deberá garantizar la adecuada y frecuente limpieza y desinfección. De no ser posible, permanecerán cerradas”, plantea.

Además, establece que la apertura y el uso de piscinas, SPA y gimnasios “quedará sujeta a la autorización de la autoridad jurisdiccional competente para funcionar”.

Asimismo, fija que los bebederos comunitarios serán inhabilitados y que se deben disponer cestos de residuos, en áreas de espera y/o de alto tránsito, de boca ancha y sin tapa o con tapa accionada con pedal.

Las recomendaciones incluyen “limpiar y desinfectar pisos, paredes de sanitarios y toda superficie o elemento de uso y contacto frecuente durante el servicio y una vez finalizado, el control frecuente de sanitarios y vestuarios, verificando el correcto funcionamiento de dispensadores y disponibilidad de agua y jabón y/o alcohol, toallas de papel, cestos con tapa no manual” y plantea que las duchas y lavapiés deberán ser utilizados individualmente.

El viernes, el secretario de Gobierno de Mar del Plata, Santiago Bonifatti, explicó que todavía resta terminar de definir con la Provincia el protocolo que se aplicará en torno a las playas públicas. “Es una definición en la que estamos trabajando juntos con la Provincia, todavía no hemos conformado o terminado el protocolo pero sin duda que se irá avanzando y las definiciones irán llegando”, respondió de cara al inicio de la temporada estipulado para el 1º de diciembre.