Piden la re apertura del natatorio municipal

Mucha gente necesita nadar para rehabilitarse y esto sigue siendo imposible. Además, los guardavidas este año desempeñaran su labor sin disponer del natatorio.

«La pileta en sí no va a ser un gran problema, el agua no representa un riesgo», dice Ricardo Teijeiro, infectólogo, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI). El peligro, según el especialista, está en la conducta de las personas. Las charlas al borde de la piscina o el intercambiar comentarios sobre el entrenamiento con otro nadador a menos de dos metros de distancia, con un ritmo de respiración agitado y sin tapabocas, serían los momentos de mayor exposición a los contagios.

«Las áreas compartidas, como los vestuarios, también son los lugares críticos. Habrá que desinfectarlos correctamente, evitar que se junte mucha gente y mantenerlos ventilados. También habrá que tener cuidado con las charlas en las piletas familiares, salvo que usen la pileta un grupo de convivientes», agrega Teijeiro.

Eduardo López, infectólogo y asesor presidencial durante la pandemia, sostiene, al igual que sus colegas, que el virus no sobrevive en el agua con cloro y resalta la importancia de mantener la distancia entre personas.

La Concejal Viviana Farias presentó un proyecto sobre la re apertura del natatorio Municipal, que surgió de la inquietud de algunos vecinos que utilizaban el mismo por razones de rehabilitación y salud.

Siguiendo el protocolo de Nación que tiene que ver con los natatorios,(recordamos que ya hay en distintas provincias Natatorios habilitados ), la edil dio forma al proyecto presentado en la ultima sesión ordinaria, “solicitando al ejecutivo que implemente el protocolo y reabra el Natatorio Municipal.”