Nada se hace con los olores nauseabundos

El proyecto presentado por los concejales Barberini y Gejena en relación a la chanchería de Otamendi y sobre todo a los olores nauseabundos que emana de la misma, ha sido prácticamente dormido por los concejales del oficialismo.

Así parece porque no se llevo a debate al recinto del Concejo Deliberante sino que mediante una decisión de la comisión que lo trato, solamente lo elevo al Ejecutivo.

Como se sabe ha habido una decisión de la autoridad del agua de clausurar la emisión del efluente, ya que estaba en una situación de total irregularidad. Se pidió entonces a través del proyecto mencionado que el Ejecutivo intervenga en forma urgente para hacer cesar el incumplimiento y se eviten los olores y la contaminación que tienen los vecinos inmediatos y toda la comunidad en varios meses del año.

Hasta ahora, tampoco hubo respuesta del Director de Zoonosis que fuera increpado en alguna oportunidad por los vecinos ni por el Director de Medio Ambiente. Nada han hecho, nada han defendido, incumpliendo si se quiere los deberes de funcionario público. Lo que exige la comunidad es una respuesta clara, concreta, transparente, que permita creer en las autoridades y que no se piense que todo se arregla y acomoda. La sociedad asi lo exige.

Esperemos que las autoridades emitan alguna resolución o tomen alguna medida que esclarezca el tema, pero sobre todo que le dé una solución a la comunidad toda de Comandante Nicanor Otamendi.