Los empleados municipales decretan un paro

El gobierno de Ianantuony ofreció un 15% de aumento en los sueldos o un 25% con reducción de horas extras y demás bonificaciones, pero por el momento no hay acuerdo.

Los empleados municipales continúan su lucha por una mejora sustancial en sus sueldos. Es de público conocimiento que los haberes que perciben son extremadamente bajos y desde el gobierno de Sebastian Ianantuony aún no han mostrado querer mejorar esta realidad.

Un empleado municipal contratado gana alrededor de 10 mil pesos y un empleado de planta con mas de diez años de antigüedad gana 15 mil pesos de sueldo básico.

La lupa de los empleados está puesta sobre el Secretario General, Darío Cano, que para muchos no hace lo suficiente para obtener una mejora. Hace algunos días, de la Dirección de Servicios le plantearon que encabece los reclamos para pedir no sólo de mejoras salariales, sino también por indumentaria y mejoras en las condiciones de trabajo. Nada de eso se obtuvo, peor aún, la oferta que envió el ejecutivo es una falta de respeto viendo los índices inflacionarios y los números que envía el INDEC con respecto al límite de pobreza.

La protesta comenzará a partir de las 6 AM y se suman empleados del Corralón Municipal, de Obras Sanitarias, del Hospital y la Dirección de Servicios Forestales, aclarando que no van a permitir la quita de beneficios.

Una metodología que muestra este gobierno es el amedrentamiento sobre aquellos que protestan. Los empleados del corralón, denuncian presiones y abusos de autoridad por parte de los directivos del área, son factor de reclamo desde hace muchos años, al igual que la indumentaria de los trabajadores. El Sindicato se pone al frente del pedido de los empleados. Se aguarda que a mitad del día haya una solución positiva.