La cultura: el último orejón del tarro

En una apertura total de todas las actividades laborales, deportivas y en el comienzo de una nueva temporada de verano, luego de la emergencia sanitaria por el COVID-19, un grupo de artistas independientes se reunieron en el “Paseo de Los Artesanos” para reclamar una respuesta urgente ante quienes son los responsables de tomar decisiones.

Mientras tanto, el sector cultural, ese que durante los meses más arduos del confinamiento hizo que todo doliera un poco menos con diversas propuestas virtuales, permanece sin respuestas.

Y los trabajadores de las artes reclaman urgentemente la reapertura de los espacios culturales ante la necesidad de recuperar su fuente de ingresos a nueve meses desde su paralización.