Indignación en Argentina por un perro que recibió 16 disparos de la policía

Los dueños del animal denuncian que los agentes cometieron una negligencia.

Buscaban a un hombre que había asaltado una farmacia, pero el operativo acabó con una actuación por parte de los agentes que ha indignado a Argentina. Durante el registro a una casa del barrio Paulo VI, en Godoy Cruz, Mendoza, el perro de una familia recibió hasta 16 impactos de perdigones de goma que casi le cuestan la vida. Pese a las heridas, Cell logró sobrevivir gracias a la atención gratuita de un grupo de veterinarios.

Su historia se viralizó a partir de un vídeo, grabado justo después del registro policial. Fue Mathías Nahuel Vargas, vecino del barrio, quien difundió las duras imágenes del perro. “Cell, el perro vecino, amigable y cuidador, al que llamamos ¿ser irracional?. Su instinto de defender terminó con un escopetazo de otro irracional que viste de uniforme azul”, criticó en las redes.

En su mensaje, el vecino culpó a “ese que le fue más sencillo accionar el gatillo de su arma, al otro que desenfunda y se le cae el arma por el suelo y a los que ejercieron brutalidad en algo que podría haber sido tan simple como pedir la documentación”.

Una de las afectadas del registro, Marita Vargas, denunció en Facebook que los agentes entraron en su vivienda “sin ninguna orden”. La mujer aseguró que la policía había entrado en su casa buscando a su hermano, al que ya habían identificado esa misma mañana para comprobar sus antecedentes. “Estos señores policías, si se les puede decir así, tuvieron la decencia de patinar (patear) la puerta de mi casa, agarrar a mi hermano revocar (revisar) por todos lados sacándolo afuera para subirlo al móvil (…)”, detalló.

En el mismo mensaje, la mujer pidió la difusión de las imágenes de la agresión a Cell y aseguró que emprenderá acciones legales contra los policías. Días después, confirmó en la misma plataforma que el caso ya estaba en manos de la Fiscalía de Godoy Cruz y que fue denunciado en el Ministerio de Seguridad.

Columna Mascotera

Nicola Rodríguez Mastrangelo para el Semanario El Argentino