Enfermería Unida de General Alvarado: «No se pueden vivir con $20.000 o $24.000 al mes»

Mientras el intendente Sebastián Ianantuony sigue haciendo oídos sordos al pedido de los enfermeros del distrito por una mejora salarial, ellos continúan con su reclamo y esperan una respuesta positiva para el próximo viernes.

Las calles de Miramar volvieron a ser caminadas por los enfermeros y enfermeras de General Alvarado reclamando una mejora salarial y mejores condiciones de trabajo.

Cada vez se suma más gente en apoyo a los trabajadores de la salud que dicen: «No se pueden vivir con $20.000 o $24.000 al mes».

Tras la reunión del pasado jueves, donde no fueron recibidos por el intendente, sino por el secretario de Obras públicas Scarpignato, el grupo de enfermeros explicó la situación con un comunicado que dice lo siguiente:

Enfermería unida de General Alvarado, a punto de tomar una medida de fuerza en el día de la fecha decide en asamblea esperar, como un gesto de buena voluntad por nuestra, parte para con el estado Municipal, al presentar desde enfermería una propuesta de arreglo que será evaluada los próximos días.

Por seguridad del público han de aplicarse los principios que garantizan la prestación de los servicios esenciales durante la acción laboral.

Para tratar adecuadamente los reclamos es esencial defender los derechos de las enfermeras/os dentro del marco jurídico correspondiente. Si el marco jurídico no permite un diálogo social constructivo y las negociaciones en el lugar de trabajo, deberán emprenderse campañas de influencia para introducir cambios en la legislación o en los reglamentos o representaciones gremiales que regulan las relaciones laborales.

Las enfermeras y enfermeros somos profesionales, sigamos luchando por nuestros derechos con responsabilidad y convicción, asegurando la calidad de los servicios de enfermería prestados a la población, especialmente a los sectores más vulnerables.

El romanticismo de la vocación nos ha llevado a pensar, que no tenemos derecho al reclamo, pero es otra la realidad, somos profesionales y reclamamos hoy por un salario que dignifique nuestra labor.