El Hotel Boulevard Atlántico en la voz de las autoridades de Gral. Alvarado

Pablo Grigera, Arquitecto
(Sexta Parte)

La clausura de la clausura
En agosto de 2018 las obras serán nuevamente clausuradas significando esta última “la clausura de la clausura” ya que nunca fueron realizadas las tareas necesarias para levantar la del 2016, entre ellas el techado del edificio. Se aducía “cuestiones de seguridad relacionadas con falta de vallas, delimitar algún sector que estaba peligroso para los operarios y también por alguna documentación vencida o no presentada en tiempo y forma por los responsables del proyecto” (Diario La Capital. Mar del Plata. 26 de agosto de 2018).
Justificar la clausura por falta de vallas como fallas en la documentación presentada es una gran simplificación. La causa principal hay que buscarla en el pedido de informes realizado el 4 de junio de 2018 por el Colegio de Arquitectos de General Alvarado en el que se solicita al ejecutivo informe sobre un punteo de 17 preguntas referidas a las obras del hotel. Este pedido al día de hoy no ha sido respondido como tampoco un pronto despacho posterior.
Este pedido del Colegio de Arquitectos generará, por parte del ejecutivo, una solicitud de reunión con el propietario del inmueble que se realizará en Miramar el 8 de agosto de 2018 y a la que concurrirán el Secretario de Planeamiento, Ambiente y Obras y el Director de Obras Privadas del municipio. El director de Obras Privadas, Sebastián Vieytes, confirma dicha reunión al afirmar:
“Estamos con la predisposición de que la obra se concluya, por eso esperamos se resuelvan cuestiones pendientes. Sabemos que es algo importante para Mar del Sud y el distrito de General Alvarado”. Continua Vieytes: “Hace unos días mantuvimos una reunión con el propietario y profesional responsable, acordamos que los trabajos van a estar parados, inclusive el cerco perimetral que era lo último que se estaba realizando, hasta que se cumplimente toda la documentación legal y lo concerniente a lo edilicio. Hay interés de todas las partes involucradas para que el proyecto termine” (Diario La Capital. Mar del Plata. 26 de agosto de 2018).
Las afirmaciones de Vieytes son sorprendentes ya que al referir “que los trabajos van a estar parados” hace mención al cerco perimetral y “que era lo último que se estaba realizando”. Si la obra estaba clausurada desde 2016: ¿Cómo fue posible que las tareas siguieran sin existir documentación aprobatoria alguna en la municipalidad? ¿Cómo fue posible que entre agosto de 2017 y marzo de 2018 se demoliera todo el cerco perimetral original del edificio, protegido además por el Código de Preservación Patrimonial del Municipio?
El Director de Cultura, Martín Vera, uno de los que encabeza según la Capital “las conversaciones con el responsable de la restauración”, clarifica un poco las cosas al afirmar en marzo del 2018: “Fueron pagadas las multas correspondientes por parte de los nuevos encargados / dueños de la propiedad para continuar con los trabajos lo más cercano posibles al respecto de cuestiones patrimoniales. Se están generando las condiciones necesarias para que esto sea posible y próximamente tendremos más novedades al respecto”[4]. (Diario La Capital. Mar del Plata. 25 de marzo de 2018).

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*