El amigo del barrilete: “No me quise sacar una foto con Germán Di Cesare, ni María Eugenia Bove. De esta amargura alguien se tiene que hacer cargo”

Barrileteada en Miramar

En diálogo con El Argentino, Jorge, nos cuenta los inconvenientes que sufriera por parte del Municipio, durante la última barrileteada realizada el pasado 12 de octubre. Tristeza, indignación y malestar, denotan sus palabras.

-¿Cómo estuvo el evento de la barrileteada del 14 de octubre?
Muy lindo, tuvimos la suerte de volver a “Pintar el cielo de colores “una vez mas, donde participaron una gran cantidad de personas, que vinieron de muchas ciudades del país, trayendo sus barriletes.

-¿En qué año el evento fue declarado de Interés Municipal?
En el año 2.009 fue declarado de Interés Municipal, este evento solidario y que vengo realizando con mi familia, siempre a pulmón y gracias también a los comercios, la gente, y los medios, ha ido creciendo considerablemente durante estos once años.

-¿Qué pasó está última edición, que te produjo tanta indignación?
Este año y como todos los años, le llevamos al Sr. Gelinger de Inspección, la planilla con todas la instituciones escolares que iban a participar entre otras. Pero el día el evento, a la mañana cuando estábamos armando el palco, vinieron y nos dijeron que no bajáramos el cable de luz de la vereda de enfrente; lo cual les conteste que jamás lo hacíamos nosotros, sino Electrotecnia, y se fueron. Después de un rato volvieron y nos exigieron los baños químicos, justamente en el paseo costanero. Igualmente nosotros ya habíamos hablado con Bravo, que es quien los tiene y nos cobro $3.500 haciéndonos precio. Esa plata era la de un subsidio, que nos había dado la municipalidad,” para comprar un bicicleta”. Imagínate, que una bicicleta no sale $3.000 pero igual estábamos agradecidos. Otra cosa que no exigían era que tenía que haber una ambulancia, cuando el municipio, jamás en las anteriores ediciones no puso una ambulancia ya hasta lo que me contaron, cuando es un evento solidario, les corresponde a ellos, capaz será porque ya todos sabemos que nuestro Hospital, solo tiene dos ambulancias y no pueden cubrir eventos. Gracias al Dr. Ochoa, que se ofreció a ayudarnos tuvimos la ambulancia, particularmente Inspección también le pidió todos los papeles del vehículo y demás, ¡yo todavía no lo puedo creer!.

-¿Vos pensas que a la actual gestión le molesta la realización del evento y por qué?
Yo creo que sí. Y lo digo con todo el dolor del alma, dado que la amargura que nos hicieron pasar es inmerecido. Ya que pasamos un muy mal momento tanto mi familia, que es la que siempre me ayuda, como así a las personas que estaban colaborando desinteresadamente. La razón de la molestia y la presión, no la comprendo.

-¿Este mal momento te hace dudar de seguir realizando la barrileteada?
-De ninguna manera, yo nunca voy a bajar los brazos. Cuando todo lo que hago es para un fin solidario y llevarles un día de alegría a los niños y la gente, que tanta falta está haciendo. Son muchas las instituciones escolares, que con su cooperadora ese día, pueden juntar unos pesos para lo que necesiten.

-¿Se acercaron ese día autoridades municipales?
Claro sí, a la tarde cuando el evento estaba en su máximo esplendor para sacarse una foto y eso me pareció tristísimo. No me quise sacar una foto ni con el intendente Germán Di Cesare y su secretaria María Eugenia Bove, de esta amargura alguien se tiene que hacer cargo. Un señor que estaba en ese momento me dijo: “esto molesta porque vos le llegas al alma de la gente”.

-Estas muy indignado ¿Qué es lo que más te duele?
Mira yo sé de buenas fuentes, que cuando el municipio festeja los carnavales, hay puestos que venden alcohol y eso está prohibido. Como también es una realidad, que en otro lugar que ya es de público conocimiento, se vendía carne en mal estado y nadie del municipio hizo nada. Los baños públicos en la playa están prácticamente destruidos. Entonces ¿Qué tengo que pensar?.

-¿Tenes miedo a posibles represalias, después de tus declaraciones?
No para nada. Y este año me di cuenta particularmente, que este año les molesto tal vez, que el encuentro del barrilete lleve tanta gente. Y también analizo que mandaron tanto personal de ellos, porque nos dieron $3.500 de subsidio como si fuera una gran cantidad de dinero.

-¿Algo más para aclarar?
Sí, que mientras Dios me de salud, nunca más le voy a pedir un subsidio al municipio, de ahora en más me las voy arreglar solo, con amigos y comerciantes, que ya me prometieron su ayuda. Otra cuestión para aclarar, me paso esto lo conté en varios medios de comunicación, fui bien recibido y se difundió. Pero cuando me hicieron una entrevista, ya pautada para el martes 16 de octubre con Canal 10 de Miramar, donde claramente era una nota de color, pero yo no me podía ir sin contar con mucho respeto, lo que nos había sucedido. Cuando a la tarde llego a mi casa y prendemos la televisión para ver la entrevista, mi familia y yo nos dimos cuenta que habían cortado la nota y no se paso al aire lo que yo había expuesto. Cuando llame para saber que pasó el señor y concejal oficialista, Hernán López, quien está a cargo del canal me dijo: “que era una nota de color y por eso decidimos cortarla”, algo verdaderamente lastimoso para mí. Por otra parte ya que están tan exigentes, que se ocupen de arreglar los baños públicos, dado que en esta época, mucha gente visita el paseo costanero y es vergonzoso, que no haya baños públicos. En once años hemos aprendido muchas cosas y «no vamos a molestar mas al municipio». Y una última cosa, no tengo ganas de sacarme más una foto con quien no corresponde, este evento no tiene nada que ver con ellos, desde ahora en adelante voy a defender lo que tanto me costo.