Baños públicos: un dilema

De cara al inicio de la temporada de verano, este próximo 1 de diciembre, y en el marco de la pandemia por el coronavirus, resulta preocupante la falta de protocolos para el uso de las playas y baños públicos.

En nuestra ciudad existen solo dos sanitarios de uso público para turistas y transeúntes a lo largo de toda la extensión costera, y uno solo ubicado en la plaza céntrica. Es más, en caso de necesitar ese servicio, se debía recurrir, antes de la pandemia , a los balnearios privados (cosa bastante difícil de lograrlo), cafés o supermercados cercanos, o la tendencia que ha ido creciendo debido a esta “falencia sanitaria” de años, de usar las veredas y los espacios verdes como baños.

Se trata de una discusión de vieja data. Los espacios y baños públicos a lo largo de la costa (tres baños públicos) donde solo hay dos baños viejos y su mantenimiento nunca fue muy óptimo. Esta situación amerita que las autoridades con competencia en el tema prioricen resolver esta situación mejorando las condiciones edilicias en aquellos espacios que posean baños públicos, construyendo nuevos en los espacios que no con los mismos o suplantar el déficit mencionado con la instalación de baños químicos y más precisamente cuando ya estamos a una semana del inicio de la temporada, dada las condiciones de pandemia que estamos atravesando. Los baños públicos son necesarios en la ciudad. Y actualmente no hay ninguno habilitado.