Ariel Segesser asesorará un importante proyecto de helado artesanal en China

El maestro artesano pastelero miramarense emprenderá este nuevo desafío en el continente asiático, denominado “Cucurucho”.
Un desafío empresarial por demás importante es el que se le presenta al maestro pastelero y chocolatero miramarense, Ariel Segesser quien más allá de trabajar para importantes empresas europeas, ahora asesorará un nuevo proyecto de heladerías artesanales en China.
Junto al economista argentino radicado en ese país asiático, Joaquín Beserra instalarán una importante cadena de heladerías tras un minucioso estudio de mercado, costumbres y demanda que presenta actualmente aquel lejano país.
Esta semana, Segesser y Beserra mantuvieron una audiencia en la Casa Rosada con el presidente Mauricio Macri, donde explicaron los pormenores del proyecto “Cucurucho” (‘ku-ku-ru-tisn-tong’ en chino), el cual intenta abrir una puerta comercial grande y extenderse en oriente.
“Esta iniciativa nació hace un par de años cuando estuve en una feria en Shanghái por una de las empresas que represento en Europa y allí observé el potencial. China es un país que está saliendo de un viejo régimen donde en poco tiempo surgieron 200.000 nuevos millonarios en esa ciudad que tiene la misma población que toda la República Argentina y se despertaron los hábitos de consumo”, dijo Segesser en dialogo con La Capital.
En ese particular destino no existen heladerías artesanales, sólo funcionan aquellas de cadenas conocidas, principalmente norteamericanas por lo que el incentivo fue mayor para que el proyecto avanzara.
“Noté que se ven seducidos por la cultura consumista de occidente, especialmente Europa. Justamente en ese evento internacional pude testear el helado que elaboro y cómo era el impacto en los habitantes quienes se inclinan por sabores poco dulces. El resultado fue satisfactorio y luego de un tiempo me contacté con Joaquín (Beserra) que vive allá, entiende perfectamente esa cultura y habla chino mandarín”, agregó el maestro artesano pastelero.
Ariel Segesser será el encargado de desarrollar todo el proceso del producto, capacitación del personal y armado de la planta llegado el momento de la producción, mientras que Beserra estará al frente de las estrategias de marketing con búsqueda de relaciones e inversores.
“No es fácil montar un negocio en China dentro de un régimen político bastante particular. Uno no pude ir a hacer algo simplemente porque se le ocurre, hay que tener un socio allí y debe estar todo el objetivo muy fundamentado. Es muy importante la relación entre ambos países para llevar adelante algo que sea exitoso”, sostuvo.
Proceso de trabajo
Tras observar la posibilidad de crecimiento en Asia comenzó un trabajo que llevó aproximadamente un año y medio de planificación. En ese sentido, también se fueron dando contactos con el gobierno nacional a través de la Secretaría de Emprendedores de la Pequeña y Mediana Empresa que luego determinó la reunión con el presidente Mauricio Macri.
“Todo lo que conseguimos hasta ahora fue a través de nuestros contactos, no pretendemos financiamiento oficial. Ellos vieron nuestro perfil emprendedor y nos interesa abrir contactos y canales comerciales privados que nos ayuden avanzar”, expresó Segesser.
Hace tres años y medio que este empresario miramarense dejó de ser empleado para montar una empresa propia exportando conocimiento, donde el 80% de su trabajo lo realiza en el exterior, especialmente con dos cadenas de las más grandes del mundo dentro del rubro heladería, una de ellas en maquinaria y la otra con materia prima.
En ambos casos colabora en el desarrollo de productos, tecnología y está presente en las principales ferias donde puede mostrar sus proyectos.
“Hago de embajador de mi país en el exterior, ya que me identifican como el argentino que hace helados por el mundo”, recalcó con orgullo el heladero / chocolatero.
Camino al éxito
Ariel Segesser, nació y permaneció durante su niñez y adolescencia en Miramar donde luego de estudiar también dio sus primeros pasos laborales. “Tuve la suerte de trabajar con grandes maestros como Aníbal Azcona, que es como un hermano porque me transmitió todos los conocimientos que me permitieron ganar un campeonato argentino, donde comencé a hacerme conocido”, reconoció.
El largo camino recorrido tuvo diversas etapas en la vida de este integrante de una tradicional familia de la ciudad, quien siempre confió en su potencial.
“No importa de dónde salgas, simplemente hay que tener claro los objetivos, la clave está en capacitarse, trabajar duro y eso hice desde mi adolescencia. Si bien muchas veces es fácil evaluar el resultado de la carrera, lo más interesante pasa por valorar el proceso. También es fundamental no dejar pasar las oportunidades, respetando los valores que uno mamó desde el lecho familiar”, concluyó Ariel Segesser que encarará un particular desafío profesional en su carrera. (Nota realizada por el Diario La Capital)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*