Tandil: “Veníamos en amarillo y recomendaremos pasar al rojo”

Lo afirmó Matías Tringler, vicepresidente del Sistema Integrado de Salud Pública de Tandil, antes de reunirse con el intendente Miguel Lounghi.

El vicepresidente del Sistema Integrado de Salud Pública de Tandil, Matías Tringler, afirmó que le recomendó al intendente Miguel Lounghi que la localidad serrana debería pasar de “amarillo al rojo” en cuanto a las precauciones sanitarias  por el covid.

“Los casos de Tandil han aumentado casi tres veces, lo que venía siendo esa meseta que vimos todos en diciembre en toda la región y lamentablemente hemos tenido un rebrote o como dicen algunos el inicio de la segunda ola, esperemos que no, pero han aumentado los casos de manera significativa en el último tiempo” indicó el funcionario que explicó además que “estamos con una ocupación prácticamente total de las camas de terapia, tenemos una ocupación del 100% en el sector público y tenemos algunas camas de terapia de niños que están adaptadas para adultos como para poder utilizarlas ante una situación de urgencia y en el sector privadas tenemos 2 camas libres. Estamos con una saturación prácticamente completa”.

Tringler se mostró cauto ante la posibilidad de afirmar que esto se tratara de una ´segunda ola´ y sobre este punto aclaró que “mas allá de que la curva de contagios se desaceleró, estaríamos en esta semana pudiendo confirmar si esto se trató de un rebrote por todas las reuniones de finde año y no lo que sería el inicio de una segunda ola, que sería catastrófico, porque rápidamente se ha saturado la ocupación de camas de las terapias, mucho más rápido que en el pico de octubre y noviembre. Pero bueno, tenemos que esperar seguir ahora en estos 3 o 4 días de desaceleración de los contagios, para que se puedan empezar a liberar un poco las camas críticas y sino ya está todo articulado con las regiones por si tenemos que derivar pacientes, para poder hacerlo lo más rápido posible”.

Respecto a e origen de este fuerte rebrote, atribuyo es responsabilidad a las reuniones de por las fiestas y no al turismo, al indicar que “en la ciudad creemos que fue un coletazo de las reuniones de fin de año, que no fueron solamente reuniones familiares. Sabemos que son u clásico las reuniones con compañeros de trabajo y amigo, es más creo que diciembre aparte obedece a los 10 días de navidad y año nuevo donde hubo claros rebrotes de casos como no teníamos en los día previos y lamentablemente lo vimos, sabíamos que podía pasar y ha pasado” y agregó que “también hubo fiestas clandestinas, que eso también es una de las cuestiones de más riesgo. Con respecto al turismo, en Tandil es un turismo bastante más seguro que el de la costa, porque es un turismo más del aire libre, más de familia, es en cabañas donde cada uno está en su burbuja, entonces no creemos que esto sea consecuencia del turismo, sino de las reuniones de fin de año”.

Finalmente, se refirió al personal de salud sobre los que mostró cierta preocupación al ver el desánimo que provoca en ellos este aumento en la cantidad de contagios y afirmó que “no tenemos los brotes que hemos tenido en su momento, hemos ya logrado vacunar a más de 600 personas vacunadas, y de ánimo están muy cansados, esto fue como levantarse de una pesadilla y que sea real, cuando empezaron los casos otra vez. Justamente hoy se está hablando de realizar un dispositivo de acompañantes de la cuestión psicológica, de que puedan tener algún tipo de terapia grupal, para mejor el estrés y la situación anímica en la que es notorio el cansancio, el estrés y la angustia que genera en el personal de salud”.