Sigue la preocupación: impulsan colecta de firmas para impedir el avance de la exploración petrolera

En base a un reciente estudio realizado por la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires que afirma que existen 100 por ciento de probabilidades de derrames de petróleo por la operación petrolera offshore en el Mar Argentino, Greenpeace recreó uno de esos potenciales derrames para evaluar sus impactos, y concluyó que llegaría a las costas de Buenos Aires en 11 días y que se extendería hasta las costas uruguayas en 21.

Greenpaeace lanzó la campaña después del estudio que reveló el impacto que tendría para Miramar y Mar del Sur un eventual derrame de petróleo sobre la costa. «Este proyecto no tiene sentido en medio de la crisis climática», apuntaron. 

La organización ambientalista Greenpeace lanzó una colecta de firmas para insistir con el repudio al posible desembarco de una exploración petrolera a pocos kilómetros de la costa.

«No tiene sentido abrir una nueva frontera de explotación petrolera en medio de la crisis climática que estamos viviendo», plantearon voluntarios marplatenses, al iniciar la campaña, y agregaron: «El Estado argentino tiene la oportunidad de dejar un legado en materia de protección ambiental y dejar atrás la inversión en combustibles fósiles para avanzar rápidamente hacia una transición energética limpia».

La iniciativa tiene lugar pocos días después de conocerse los resultados de la proyección que graficó el impacto que tendría el derrame de barriles de petróleo para la ciudad: en 11 días, llegaría el material petrólifero a las costas de la región.

«Teniendo en cuenta que existen 100% de probabilidades de que ocurran derrames resultaría inevitable que el petróleo llegue a las playas implicando una verdadera condena para las comunidades costeras y sus medios de vida», apuntaron en Greenpeace, dentro de la página donde se juntan las firmas de adhesión para oponerse al emprendimiento privado.

El bloque CAN 100, frente a la costa de Mar del Plata, comprende un área de 15.000 kilómetros cuadrados y es el bloque más grande de la Cuenca Argentina Norte. Se ubica sobre el talud continental, principal corredor biológico del Mar Argentino. Equinor se asoció con Shell e YPF para la perforación de este bloque, que sería el primero de aguas profundas y ultra profundas en el Mar Argentino, en caso de obtener la autorización del Gobierno de Alberto Fernández.

Ya pasaron casi dos meses de la audiencia pública donde se escucharon voces de empresarios de la pesca, de la actividad petrolífera, de investigadores, de vecinos así como de otras sociedades de la entidad pero hasta el momento el Ministerio de Ambiente de la Nación no ha comunicado si se autorizará o no la prospección sísmica a pocos kilómetros de la ciudad, el primer paso para avanzar después – en caso de localizar hidrocarburos – con la explotación en el mar