«Se sigue saliendo porque no nos han escuchado, seguimos siendo ignorados y menospreciados»

Una nueva marcha de enfermería unida de Gral. Alvarado por las calles de Miramar. «El estado que sigue queriendo ocultarse tras un bono en negro de 7500 pesos, un reconocimiento que no existe». Expresa el último comunicado de los enfermeros. Ya renunciaron 7 trabajadoras del área.

La lucha sigue. Enfermeros y enfermeras del distrito caminaron las calles principales de Miramar pidiendo por una mejora salarial que no llega y cada vez queda menos para resolver el conflicto mediante la conciliación obligatoria impuesta por el ministerio de trabajo.

«Otra marcha más, saliendo a reflejar la realidad de un salario magro para los Enfermeros que están en la primera línea de una batalla que recién comienza, intentando ser escuchados por un estado que sigue queriendo ocultarse tras un bono en negro de 7500 pesos, un reconocimiento que no existe»

Para de alguna manera paliar los bajos sueldos por los que reclama este sector de los trabajadores de la salud, el último ofrecimiento de las autoridades comunales fue un bono no remunerativo de 7500 pesos mensuales por tiempo indeterminado, algo que fue rechazado.

«Se sigue saliendo porque no nos han escuchado, seguimos siendo ignorados y menospreciados, la vocación de un trabajo se lleva en el corazón de las acciones, pero como cualquier trabajo la dignidad la da cuando logra ser el sustento de una familia.

También se supo que, debido los salarios, se produjo la renuncia de 7 enfermeras. La situación es preocupante, continúan en un nuevo cuarto intermedio hasta el próximo viernes 5 de febrero a las 14 cuando haya otra asamblea en el Ministerio de Trabajo.

«Se sigue con una conciliación obligatoria que espero haga recapacitar y logré hacer caer la venda de los ojos a los funcionarios que deben hacerse cargo y velar por la salud de una comunidad»