Ruta 77: intentos, anuncios y estafa

Es una historia de pedidos, partidas en presupuestos de la provincia para hacer la obra y corrimientos de alambrados que hicieron frentistas.

Son 150 los años que han pasado desde que pioneros en la zona –uno de ellos, Juan Martín Lahitte- colaboraron en el trazado de lo que hoy se conoce como la ruta provincial 77.

Este dato lo contó tiempo atrás a La Vanguardia el ingeniero Juan Martín Lahitte –como su abuelo-, en una charla con frentistas sobre ese camino que nos une con Miramar.

Se conoce la importancia que ese trayecto tiene para el transporte de la producción y se ha repetido muchas veces el avance que significaría su pavimentación, además para el fomento del turismo receptivo.

Esa obra facilitaría una mejor conexión con otra ruta provincial –la 88- y la nacional 226, y a los balcarceños y a los miramarenses nos acercaría más como vecinos en esta zona del sudeste bonaerense.

Este asunto se recuerda al haber informado semanas atrás la Secretaría de Obras y Servicios Públicos de nuestra Municipalidad sobre trabajos que, en el Plan Verano 20/21, se han venido llevando a cabo. Como uno de “los grandes desafíos” se definió a los que se efectuaron en esa arteria, como alteo, más la extracción de tosca y la conformación de cunetas en kilómetros.

La historia de este trayecto es de vaivenes entre intentos de hacer la pavimentación, los anuncios de gobiernos provinciales sobre esa obra, las frustraciones posteriores y hasta lo que frentistas de la ruta denunciaron como “una estafa”, al no concretarse esa mejora tras haber cedido tierras.

Con algunos datos cabe relatar aquí sobre lo ocurrido en distintos años. En abril de 1979 –hace algo más de 40- el entonces titular de la Dirección de Vialidad bonaerense Agüero Olmos aprobó el nuevo trazado Balcarce-Yraizos, habiendo sido el camino declarado de utilidad pública y sujeto a expropiación.

Al recordar en la charla ese acto, frentistas mencionaron a La Vanguardia que en ese trámite para se evitara en el trazado el sector de Las Piedritas, participaron entre otros los vecinos Pancho Camou, Manuel Alfonso y Juan Antonio Burgos (Kelo).

CORRIMIENTO DE ALAMBRADOS

En diciembre de 1992 –era intendente municipal José L. Pérez- nueve frentistas del primer trayecto donaron tierra a la provincia con el corrimiento de alambrados, además de anunciarse un aporte desde La Plata. Cinco años más adelante el gobierno provincial anunció el proyecto de pavimentación. Lo hizo el titular de la Zona X de Vialidad, Angel Maydana, en el palacio municipal de la avenida del Valle y 16, reunión donde además frentistas firmaron la cesión de tierra.

Fueron en total 21 los propietarios que tomaron esa decisión con cesiones de nueve, diez, once y hasta doce hectáreas, según los casos. De acuerdo a lo informado, el recorrido desde la salida por la actual avenida Favaloro hasta el ingreso a Miramar iba a quedar con 54 kilómetros pavimentados.

En enero de 1993 le fue enviada una nota al gobernador de la provincia Eduardo Duhalde, en cuyo texto se destacó ese acto de desprendimiento de vecinos cediendo tierras: “por el tipo de suelo y su ubicación es muy valiosa –se dijo-, entendiendo la necesidad de la obra y postergando sus intereses individuales en función del bien común”. Fue firmada por 296 personas.

Siguiendo con esta historia, en 2009 el entonces senador Marcelo Enrique Honores fue el autor de un proyecto de declaración que ingresó en la cámara alta bonaerense. La iniciativa fue para que se incluyera en el presupuesto provincial una partida destinada a la realización de la pavimentación.

Honores, quien fue elegido intendente de General Alvarado en 1983, cuatro años después reelegido y que también más adelante cumplió otro período, se ha ocupado en otras oportunidades de este asunto. Además, en aquella charla de La Vanguardia con frentistas el ingeniero Lahitte contó que fueron tres los presupuestos en que se habían asignado partidas para hacer la obra.

Más cerca en el tiempo –en 2016- nuestro colega La Capital se refirió a este tema tras una charla con el jefe de la comuna de General Alvarado, Germán Di Césare, quien hoy es diputado. En esa nota el intendente también habló sobre la necesidad de la pavimentación con la cual se ahorrarían 50 kilómetros.

El diario apuntó que en el camino había una intensa actividad rural rodeado de históricas estancias y con un sinuoso recorrido en un bello paisaje. (Nota Diario La Vanguardia Balcarce).