¿Qué es un bosque energético? ¿Qué decimos cuando decimos oxitocina?

por: Licenciada Alicia Digón

Investigar en el ámbito de la química, llevan, aunque parezca mentira, nos lleva a interesantes descubrimientos en el ámbito del cerebro, de las interacciones sociales y de la raíz de enfermedades extrañas, autoinmunes y demases.

Sue Carter y su equipo de investigación estudiaron los efectos de un péptido, la oxitocina, fabricado en el cerebro por el hipotálamo y que circula por el resto del cuerpo.

Pusieron sus investigaciones y su mirada sobre, los “campagnoles” o ratones de campo, monógamos, a diferencia de sus homólogos de las montañas y comprobaron que el nivel de oxitocina era más elevado en el cerebro de los primeros que de los segundos.

También observaron que si se aumenta exponencialmente el nivel de oxitocina en el cerebro de los ratones de las praderas su tendencia a permanecer juntos y acurrucarse unos contra otros es aún más fuerte que la acostumbrada. En cambio si se inhibe la producción de oxitocina en los machos de las praderas, se vuelven tan volubles como sus primos de las montañas.

La Oxitocina también está vinculada al amor maternal. No se observa el mismo comportamiento en ratones cuando son lamidos por la madre durante su crecimiento que si son rápidamente lanzados al mundo de los vivientes.

De ahí que tenemos que pensar que en momentos difíciles, lo que tenemos que preservar y tratar de elevar son los niveles de oxitocina, de tal manera de no enloquecer.

Entendamos de qué estamos hablando. No es igual una playa atestada de gente y en las que el ruido, descuidarse, estar cerca uno del otro que un espacio límpido y cuyas arenas hayan sido visitadas por gente que utilizó diferentes rutas de acceso al mar.

El justo medio sigue existiendo, y si tenemos una playa que posee el famoso bosque energético, si tenemos un pueblo con mar, cuyo clima, si bien no posee aún la estabilidad deseada, si tiene toda la oxitocina necesaria para el descanso.

Grandes áreas de árboles. Un Bosque Energético que tiene la posibilidad de aumentar en quienes lo visiten la oxitocina propia del bienestar.
No es lo mismo el ruido que el silencio. Son polos que pueden llevar mal usados a la locura.

A la excitación maníaca que tanto daño hacen al ser humano. O a su compañera en otro polo a la depresión con euforia que es la mejor manera no sólo de no descansar, sino también de enloquecer por turbulencias de oxitocina mal dosificada.

Un Bosque Energético en medio de la inmensidad del mar es el punto justo para llegar al encuentro de la paz necesaria en un año difícil, lleno de altibajos, muertes y una catástrofe inevitable.

Así que amigos pensemos en nuestras vacaciones, que sean eso: Vacaciones. Que el cuerpo encuentre ese espacio de paz para crear la oxitocina necesaria que circulará durante el año entero. Buena suerte amigos.