Pese al buen partido de Molina, Villa Dalmine no logra salir del fondo

El Viola perdió 4-1 ante Estudiantes de Río Cuarto y lo dejó en zona de descenso directo. El jueves habrá elecciones y de eso dependerá la elección del nuevo DT.

Con el alejamiento polémico de Carlos Pereyra como entrenador y el clima enrarecido por la campaña electoral, Villa Dálmine viajaba a Río Cuarto para enfrentar al León, quien le propinó una goleada y lo metió en la zona roja. Desde el arranque se puso en ventaja el local y a pesar de que Francisco Molina logró el empate, el equipo dirigido interinamente por Ángel Moretto no tuvo una buen tarde y volvió a mostrar muchas falencias.

En el segundo tiempo Fernando Belluschi aprovechó los espacios que dejó el mediocampo Violeta y sacó un disparo que marcó el segundo y quebró psicológicamente al elenco de Campana. A partir de allí se le hizo todo fácil a Estudiantes, que con Reinaga y Silba, de penal, liquidó el pleito y le terminó haciendo precio.

En conclusión, Dálmine sumó otra derrota porque nunca hizo pie en el mediocampo. Bertochi jugó muy cerca de los centrales y Camisassa y Sangiovani no pudieron anular a Talpone y Belluschi. La defensa sigue padeciendo los pelotazos frontales y los centros y desde lo anímico se vio a un equipo golpeado, que pareció afectado por la repentina salida de Carlos Pereyra.

Para finalizar, cabe destacar el jueves 30 no solo se definirá el Presidente, sino que además a este resultado estará atada la llegada de un nuevo entrenador, que tendrá la difícil tarea de levantar a un plantel golpeado. Mientras tanto, el lunes a las 15.30 en el Coliseo deberá ganarle a Alvarado si quiere salir del descenso.