Pasó un año y la alcantarilla sin arreglar

Transitar los barrios de la ciudad se ha vuelto toda una odisea en los últimos tiempos y es que el pésimo estado de las calles y veredas lo hacen imposible.

Los hechos son más que contundentes ya que la última víctima de esta negligencia fue el accidente de una vecina de nuestra ciudad que al bajar de su auto estacionado en calle 17 esq. 12, sufriera graves heridas en un pie lo que requirió de atención médica.

El deficiente estado de las calles significa un gran riesgo para todos, los grandes baches, alcantarillas en mal estado, consecuencia de la falta de mantenimiento y un mal asfaltado, provocan a diario situaciones que preocupan a los vecinos.

Si bien muchos de esos accidentes son registrados por personal policial y medico, otros quedan en el anonimato, pero no por ello son menos importantes, sino que representan un llamado de atención para los responsables.