«La gastronomía no contagia»

Tras las primeras horas de implementación de las nuevas restricciones de actividades en el AMBA, crece el malestar en el sector gastronómico, que además enfrenta una restricción imprevista y de gran impacto, como lo es la prohibición de recibir clientes en espacios cerrados.

En ese marco, desde la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Mar del Plata expresaron su «solidaridad con los colegas gastronómicos del AMBA a quienes a través del último decreto se les imponen mayores restricciones horarias y la imposibilidad de utilizar sus salones aun con aforo reducido y el estricto cumplimiento de los protocolos aprobados».
El mensaje de la entidad también puede leerse en código de una defensa propia: es que el próximo martes la Provincia de Buenos Aires podría decidir la ampliación de las restricciones en el interior bonaerense, con el pase a Fase 2 de un conjunto de municipios que hasta la semana pasada se encontraban en la misma situación que los del AMBA. 

En Mar del Plata, que se mantiene en Fase 4, siguen creciendo los casos en comparación a las semanas anteriores, por lo que la posibilidad de un descenso de categoría es una chance abierta.

«Decimos NO a más limitaciones; NO al cierre de más establecimientos; NO a la pérdida de más fuentes de trabajo; NO a más presión impositiva; NO a más restricciones sin ayuda; NO a la prohibición de trabajar», sostuvo la entidad gastronómica en un comunicado. «La gastronomía NO contagia», concluyeron categóricamente.