La Facultad de Derecho vuelve a la presencialidad

A partir de mañana cerca de 800 alumnos regresarán a las aulas de la casa de altos estudios. Las clases serán con aforos reducidos y durante la cursada el barbijo será obligatorio. Se priorizarán las asignaturas para ingresantes y las materias troncales de la carrera.

La Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP) retomará a partir de mañana la presencialidad, con clases optativas que se desarrollarán con aforos reducidos y en las que el barbijo será obligatorio para todos los estudiantes.

De esta forma, unos 800 alumnos volverán a las aulas, divididos en diferentes días y horarios de asistencia, para evitar aglomeraciones en el edificio ubicado en 25 de Mayo 2855, en el marco de la pandemia.

“Es una de las primeras facultades del país en la que vuelve parcialmente la presencialidad”, destacó al respecto Gonzalo Salord, presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Derecho por la Agrupación Franja Morada.

Para que esto sea posible, Salord explicó que “se tuvo que planificar la cantidad de aulas y el aforo que puede tener cada una”.

“Por ejemplo, el Aula Magna, que es nuestra aula con mayor capacidad, con una disponibilidad de 314 butacas, estaría completa con 60 personas cursando en el mismo momento para respetar todos los protocolos y distanciamientos exigidos por las recomendaciones de los ministerios de Salud y Educación”, detalló.

En este marco, se indicó que tendrán prioridad para el dictado presencial las asignaturas para los ingresantes, para de esta forma favorecer su adaptación a la Facultad, y las materias troncales de la carrera.

Para esta vuelta paulatina a las aulas, la casa de altos estudios incorporó nuevos equipamientos para la toma de temperatura y dispensers de alcohol en gel. Además, se adelantó que las clases se dictarán con ventilación en las aulas y que será obligatorio el uso de barbijo para los estudiantes.

En tanto, los docentes podrán utilizar una mascarilla transparente para hablar con mayor fluidez y que su voz llegue a todo el salón, aunque se recomienda que ellos también lleven colocados el tapabocas.

Asimismo, se aclaró que no será obligatorio estar vacunado contra el coronavirus para cursar, pero también se recomendó hacerlo.

En este contexto, Salord comentó que el Centro de Estudiantes realizó semanas atrás “una encuesta con los estudiantes a través de las redes sociales sobre la experiencia virtual, para saber si este cuatrimestre les gustaría tener la posibilidad de tener algo presencial o si preferían mantener completamente la virtualidad y la encuesta arrojó resultados de que en muchos casos necesitaban o exigían algo presencial”.

Frente a este panorama, se empezó a trabajar en esta iniciativa de vuelta a las aulas para “brindarle la posibilidad de cursar a aquellos estudiantes que no cuentan con una buena conexión a internet o estudiantes más avanzados que no se adaptaron a las formas virtuales”.

Será optativo y aquellos casos que quieran y voluntariamente deseen cursar podrán hacerlo de una manera mixta, es decir que ciertos días será de manera virtual y otra presencial”, agregó Salord.

A su vez, el presidente del Centro de Estudiantes indicó que “muchos querían recibirse en la Facultad, después de haber estado cinco años en ella, querían tener un último recuerdo en sus pasillos”.

Por otra parte, Salord adelantó que “ya están pensando” ampliar los aforos si la situación sanitaria lo permite.

“Queremos que salga con buenos resultados. Durante el primer cuatrimestre, hasta cuando se pudo, hubo cursadas presenciales y todo salió bastante bien”, indicó y añadió que a “partir de octubre o noviembre” la casa de altos estudios podría empezar a recibir más alumnos.

Por último, el presidente del Centro de Estudiantes le agradeció a la “Facultad, que dio el visto bueno después de distintas charlas para poder hacer posible” el retorno de la presencialidad.