Jesse Pungaz, el miramarense que es la mayor proyección del freestyle argentino

«En Miramar hay mucho rap que no se llega a ver». Luego de un verano en el que experimentó por primera vez la viralidad del freestyle tras 2 batallas históricas en las plazas del conurbano, Jesse Pungaz no para de romperla en el under argentino.

Jesse Pungaz es un joven oriundo de la costa Argentina, más precisamente de Miramar. Tras una cuarentena bastante dura, Jesse se volvió a encontrar consigo mismo a la hora de tirar freestyle y después de pasar mes y medio en “la cápsula del tiempo”, volvió totalmente renovado a las plazas ganándole dos finales seguidas a Tata, el actual campeón nacional argentino del freestyle, y dejando momentazos en todos lados.

Este verano empezaste a tener cierta viralidad en las redes. ¿Cómo lo sentís? ¿Te genera una presión?

Es algo bastante loco eso del alcance, trato de no estar tan pendiente de ese tipo de coper, pero es muy loco todo. Y sí, un toque sí me genera presión. Últimamente ya no tanto, una vez que me acostumbre ya está. Hubo un pequeño momento en el que sí, que igualmente era una presión que me ponía yo mismo en respuesta a la exposición.

Muchos dicen que sos la mayor promesa del freestyle, ¿pensás que cumplís bien ese rol?

A mí no me cabe mucho la palabra promesa porque eso es algo que nunca se cumple. No sé si el futuro, pero no sé si es porque suena bien si digo que no o es que no puedo cargar con eso. Voy a tratar de llevar mi visión del rap a lo más alto que se pueda, como una especie de mi bandera, pero me parece que es demasiado para uno solo, y en parte injusto. Quisiera aportar el grano de arena más grande que pueda.

Tenés una forma muy particular a la hora de batallar, ¿de dónde salió ese estilo?

Hubo un gran cambio en el año pasado, durante la pandemia tuve que pasar por un duelo personal re zarpado y me fui mes y medio a una cabaña en Mar del Sur. Fuimos con un amigo y lo único que podíamos hacer era rapear porque no teníamos internet. Me lleve unas pistas en el celular, empezamos a rapear todos los días y en un momento como que me fui divirtiendo de vuelta, fui encontrándole una vuelta más de tuerca a lo que decía, encontrándome más a mi y fui curtiendo tanto freestyle que llegue a un punto en el que me escuché y me di cuenta que la pasaba bien haciendo eso.

¿Cómo serían las batallas de freestyle si dependiesen de Jesse Pungaz?

Si te soy sincero, creo que no le cambiaría nada, me cabe como son las batallas hasta ahora. Lo que cambiaría tal vez, si se puede fantasear, de parte de las organizaciones vayan haciendo pequeños tours por ciudades pequeñas y que de ahí saquen a los competidores, muchas clasificaciones en lugares como Miramar o cosas así que hay mucho rap que no se llega a ver porque está todo muy centralizado, y también porque los pibes no se dan cuenta que sí pueden salir. A mí me pasó un montón de tiempo, hasta que me rescaté y me di cuenta que así no iba a llegar nunca a nada.

¿Qué cosas sentís que le faltan y le sobran al freestyle?

Capaz que le falta más conocimiento sobre el freestyle de parte de los espectadores, siempre lo que llega es la sangre, que está re buena igual, todo el mundo piensa que a mí no me cabe porque soy medio hippon, pero me re caben las batallas con sangre. Siento que hay un trasfondo que está re copado para que la gente lo conozca porque está buenísimo. Yo me pongo a investigar sobre el hip hop y encuentro cosas que vos decís “Na, no podes”, y también vienen esos conocimientos con adquirir ciertos principios que promulga el hip hop en si que está bueno conocer para la vida en general. Y también le sobra plata al freestyle.

¿Fue un quiebre en tu carrera las dos batallas con Tata?

Sí, se notará más a un nivel de exposición, pero yo cuando caí que había batallado con Tata, estuvo re bueno ganarle, no te voy a negar que la idea era ganarle, pero más allá de si la batalla se hubiese dado como si hubiese perdido creo que hubiera pensado lo mismo, o sea, lo que hice con el campeón del freestyle fue una locura. Porque vos los ves tan alto, y realmente pensás que son una cosa que vos no sos, pero cuando caí en la realidad no podía creer en el nivel que di con este chabón.

¿Por qué se potencian?

Capaz porque nuestras personalidades a la hora de rapear van para el mismo lado, ambos buscamos más divertirnos y agarrar la energía del momento para ver qué va saliendo sobre la marcha, y eso muchas veces te deja en un lugar en el que no golpeas mucho o muy fuerte porque no se dio. Pero es eso, vamos por el mismo juego.

¿Dónde buscas llegar en el ámbito tanto de las batallas como en lo artístico?

En cuanto batalla me encantaría Red Bull, FMS también para ver qué onda. Cuando estuve en la Copa Federación tuve unas sensaciones muy diferentes a lo común y me gustaron. Me gustaría pelear títulos nacionales, Internacionales y llegar a ese level, tipo ser como un boxeador de entrar y el título del mundo. El freestyle es una faceta que, en un futuro, planeo terminar. Creo que nunca voy a querer dejar de rapear, pero si dejar de competir a ese nivel porque es más como la carrera del futbolista. Planeo dedicarme a la música para siempre, tocar, escribir, producir, me veo dando muchas girar, componiendo una banda, ojalá poder llenar una banda de lugares y todo eso.

¿De qué tratan las Wa8 Live Session?

Es el álbum que va a salir, Wa8 hecho en una sesión en vivo con una banda. Todo eso por un lado que va a ser para Instagram y después tengo los temas con sus respectivas pistas hechas por un productor, Isaac. Estamos planeando una especie de cortometraje/película medio videoclip al mismo tiempo, y eso va a ser para YouTube y Spotify.

¿Cuál es el próximo paso u objetivo en la carrera de Jesse Pungaz?

Me gustaría que sea la Red Bull, pero si no se da, algún evento grande, más que nada porque está buena la presión esa. Cómo que le da valor a todo el trabajo previo, todas esas plazas las hace un escenario gigante.

fuente: https://www.ole.com.ar/freestyle/jesse-pungaz-under-freestyle_0_1kRGH2gg_.html