Facundo Manes: “Si nos mantenemos en la misma coalición, pero con identidades diferentes, vamos a ganar la elección en noviembre”

Seguidamente reproducimos algunas respuestas de Facundo Manes al Diario La Nación, en las que deja bien planteada la posición de la UCR, a quien representara en su relación política con los socios políticos del PRO.

Facundo Manes está entusiasmado después de su primera experiencia política. Se exalta cuando reconstruye sus charlas con vecinos de los barrios más postergados del conurbano bonaerense, fortaleza electoral del peronismo y epicentro de la crisis económica. Antes de ponerse el traje de candidato, el neurólogo y neurocientífico temía encontrarse con una sociedad fracturada. Pero, tras auscultar el territorio en una frenética y exhaustiva campaña, Manes tiene otro diagnóstico: “La gente estaba cansada de votar ‘anti’. Nuestros votos son de esperanza”, dice.

Después de recolectar más de un millón de votos en las PASO, Manes se enfoca en la batalla electoral con el kirchnerismo: advierte que sería un error que Pro intente de pintar de amarillo la coalición opositora en la campaña para las generales de noviembre.

-¿La elección de noviembre ya está definida por la crisis del Gobierno?

Lo importante es remarcar la grieta que hay entre la sociedad y la política. La única certidumbre en todo este proceso es que la oposición es responsable y no va a tirar leña al fuego. Pero, más que especular sobre qué va a pasar en noviembre, es momento de pedirle al Gobierno que resuelva sus problemas internos. Esta crisis estresa aún más a una sociedad que ya está fatigada.

-¿En las PASO hubo un voto castigo o una reivindicación de la gestión de JxC?

Nuestros votos son de esperanza. Hace dos meses y pico, yo estaba en mi consultorio, sin experiencia electoral. Hicimos una campaña humilde y austera. Recorrimos todos los barrios humildes del conurbano. Un gran sector que nos acompañó no quería votar más “anti”. En nuestro caso hubo un voto de esperanza. Se habían construido dos extremos y nosotros venimos a ampliar la coalición. El desafío es ganarle al modelo kirchnerista en noviembre y en el 2023. La elección nos dio la razón: no era posible un triunfo si nos cerrábamos y no hacíamos una coalición más plural.

-¿Hay desencantados con Alberto Fernández o el kirchnerismo que lo votaron a usted?

Nos votó mucha gente que nunca había acompañado a Cambiemos o que estaba defraudado. La elección demostró que al kirchnerismo no se le ganaba sin esta interna y que teníamos razón en que la coalición debía tener diferentes identidades y expresiones. Si el espacio era homogéneo, hubiéramos perdido.
“Si nos fusionamos en un color, podemos tener un riesgo electoral”

-¿Horacio Rodríguez Larreta los quiere fusionar en el amarillo?

No sé qué quiere Larreta en ese aspecto. Nosotros vamos a mantener nuestra identidad, porque tenemos una responsabilidad. Con humildad, hoy tenemos el 40% de la provincia. Nuestra obligación, por el bien de la coalición, es ampliar y tener diferentes identidades, en un mismo marco de país. El desafío es ganarle al kirchnerismo, pero poder transformar la Argentina. Si mantenemos la identidad, vamos a ganar en noviembre.

El desafío es ganarle al kirchnerismo, pero poder transformar la Argentina. Por eso, estamos planteando una coalición de centro popular. Debemos corrernos de los extremos. Si mantenemos la identidad, vamos a ganar en noviembre. Si no hubiésemos hecho esto, Santilli no lo hubiera ganado a Victoria Tolosa Paz.

-¿Quién salió más fortalecido: Larreta, Macri o la UCR?

La gente salió fortalecida. Muchos no estaban representados. Estaban votando “anti”. Era pollo o pasta. Y para 2023 nos estábamos encaminando a lo mismo otra vez: kirchnerismo o antikirchnerismo.
“Nos votó mucha gente que nunca había acompañado a Cambiemos”

-¿La UCR ofreció un mejor menú?

No solo la UCR, sino también representantes de la sociedad civil, del peronismo, como Joaquín De la Torre, del progresismo, como Margarita Stolbizer, de Pro, como Emilio Monzó o Ramón Lanus. Este paso va a impulsar una coalición de centro popular, que va a tratar de salir del laberinto por arriba. Esto que se está generando no tiene techo ni fecha de vencimiento. La gente ganó porque va a tener una opción diferente al pollo y pasta al que nos iba a llevar otra vez el sistema argentino.