En la esquina de un colegio, la calle es intransitable

Ya ni la educación parece importar para el arreglo de calles en Miramar. En calle 41 y 28 es un verdadero desastre el estado de las calles que permiten el ingreso al colegio «Juan Marsiglio». Tras un arreglo de cloacas en diciembre, la calle quedó devastada.

La calle 41 entre 26 y 28 es una más del desastre que vive el municipio en cuanto al estado de las mismas.

Vecinos relatan que desde el mes de diciembre, donde fueron a arreglar las cloacas, rompieron el asfalto, abrieron un pozo de casi 20 metros de largo y 10 de profundidad, más de 20 días con el pozo abierto, emanando olores nauseabundos y rompiéndose cada vez más el asfalto del resto de la vía.

Ya lleva 4 meses y la calle es un desastre. Taparon los pozos con tierra, dejaron todo a medio hacer en la puerta del colegio Juan Marsiglio y ante la primer caída de lluvia se forma una laguna que tapa los pozos y destroza los vehículos que pasan por el lugar.