El Taller Protegido “Dando se recibe” festejó su 34° aniversario

El Taller Protegido en una ONG de la ciudad de Miramar creada el 27 de junio del año 1988, que tiene como objetivo ser un lugar para que las personas con discapacidad mental o física, aptas para trabajar, puedan realizar actividades y de alguna forma estar más incluidas en la sociedad. El Taller tiene el propósito de que estos adultos y jóvenes se sientan contenidos y puedan insertarse laboralmente.

Actualmente, está a cargo de la comisión directiva Sandra Roldán, como presidenta, Pablo Chiappa como vicepresidente y como secretaria general, María Velia Expósito.
Conversamos con María Velia Expósito, secretaria del Taller, debido a que se cumplió otro Aniversario del querido Taller de la ciudad.

  • ¿Cuáles son las tareas que se desarrollan en el Taller Protegido?
    En el Taller se les enseña a los chicos con discapacidad, distintas tareas con salida laboral, como por ejemplo cocina: pizzas, pizzetas, bizcochitos, pepas. Se van a incorporar tartas, tortas o dulces con kiwi. Ellos están aprendiendo un oficio para que la comunidad los tome en algún momento y de esta manera generar la inclusión en la sociedad.
    En este momento tenemos 800 pedidos de bolsas de plantines para el vivero municipal, distintos tamaños de bolsas, etc. Se ha incorporado también el CAMPER BOX, con melanina, que es para las combis que salen de campamento.
  • ¿Reciben ayuda del Municipio?
    Cuando la actual comisión directiva recibió el Taller había una gran deuda con AFIP, entonces el municipio está pagando esa deuda. También, colaboran con mercadería para los trabajadores. Además, hay dos administrativos pagos por el Municipio y un auxiliar.
  • ¿Creen que el Taller Protegido ayuda a General Alvarado a la inclusión en la sociedad de las personas con discapacidad?
    Sí, porque los jóvenes y adultos que concurren al Taller son muy bien recibidos por la comunidad, cuando salen a la venta, la gente colabora. Si ponemos alguna necesidad en las redes, los comerciantes responden y están “al pie del camión”. Además, tenemos Socios de Miramar y gente de afuera que colaboran con $ 100 por mes.
    -Como dice el lema “Dando se recibe”, ¿qué es lo que reciben ustedes de los chicos que concurren?
    Nosotros recibimos lo más importante, que es el afecto que ellos tienen por la institución. Llevan la camiseta de la institución bien puesta y son grandes luchadores de la vida. Grandes generadores de nuestra comunidad, “seres de luz”, y esto te lleva a estar cada día pensando en ellos y tratando de fortalecer más el trabajo y buscar nuevos proyectos. La institución es cómo la casa de ellos. El Taller es “una familia”.
    -Desde el Taller también se toma conciencia del cuidado del medio ambiente, ¿cómo podemos tomar colaborar con el “Plan Bio”?
    La gente puede acercarse a la institución: está abierta todos los días de 8 hs. a 13 hs. El aceite que usan en la casa para freír no lo deben tirar porque estamos dañando al medioambiente. Lo tienen que colar cuando este frío y acercarlo. Una empresa de Biodiesel de Mar del Plata, le da un porcentaje de dinero al Taller. Hay restaurantes y casas de comida de la comunidad que también colaboran con este Plan y eso va también, para el Taller.
  • ¿Cómo festejaron el aniversario del taller?
    Se cumplieron 34 años, ya que el Taller fue creado un 27 de junio del año 1988. Estuvimos pensando como festejarlo y lo que los chicos pidieron fue música y baile. Por este motivo, participó la banda miramarense: “Mandale Fruta”.
  • ¿Tienen nuevos proyectos para este año o el entrante?
    Como proyectos hay muchos. Todo va de acuerdo a lo que se va generando en el día a día. Hay un proyecto que está por salir que es de jabones. Los chicos los envuelven y están a la venta a $ 100.
    Al mismo tiempo, se van a dar charlas en las distintas escuelas de General Alvarado con respecto al aceite. También, van a hacer conservas que es algo nuevo para ellos.
    Próximamente, se incorporará al plantel una Psicopedagoga, porque realmente necesitamos de su ayuda. Efectivamente, el Taller estos últimos años se está levantando, con la ayuda de la nueva comisión directiva.
    Por Giselle Martinez