El Obispado tildó las nuevas restricciones de “excesivas y desproporcionadas”

Desde la diócesis de Mar del Plata expresaron su desacuerdo con la suspensión de las actividades religiosas presenciales, pero aclararon que adherirán a lo dispuesto por el gobierno bonaerense. “El culto venía siendo celebrado con cuidados extremos, respetando siempre las normas sanitarias”, lamentaron.

El Obispado de Mar del Plata expresó su adhesión a las disposiciones que restringen la asistencia a las actividades cultuales, en el marco de la fase 3, pero a la vez expresó su “honda preocupación” por las medidas a las que calificó como “excesivas y desproporcionadas”.

El vicario general del Obispado, El padre Luis Albóniga, consideró que las nuevas medidas restrictivas son “excesivas y desproporcionadas”, al evidenciar su desacuerdo con la suspensión de las actividades religiosas presenciales que “estaban siendo llevadas con muchísimo trabajo y esmero sanitario por parte los sacerdotes, del personal de las iglesias y fieles de la Diócesis en todos los templos y parroquias de Mar del Plata”.

“Estas medidas dejan de lado la importante tarea pastoral que la Iglesia viene llevando en lo social y espiritual, en estos tiempos difíciles debido a la pandemia”, agregó.

El sacerdote transmitió la profunda preocupación del obispo Gabriel Mestre por las medidas -que reiteró- son “exageradas y desproporcionadas”, porque “el culto venía siendo celebrado con cuidados extremos, respetando siempre las normas sanitarias y protocolos vigentes”.

Al reiterar su preocupación por las nuevas restricciones que suspenden las celebraciones en los templos con fieles presentes, el padre Albóniga planteó que “la tarea pastoral es esencial para alimentar el espíritu de nuestras familias ante situaciones extremas como la pandemia, que deben encontrarnos con mucha fortaleza espiritual y una esperanza firme”.

No obstante, el representante de la Iglesia subrayó que desde el Obispado seguirán con la transmisión de las actividades litúrgicas a través de las redes sociales.