El femicida encontrado en Miramar estranguló y golpeó múltiples veces hasta matar a Valeria

El informe de autopsia tiene pendientes estudios para determinar la causa exacta de la muerte de Valeria González. Sebastián Cechetto declara este lunes ante la fiscal Romina Díaz.

El informe preliminar de autopsia de Valeria González confirmó que la mujer tenía múltiples golpes en distintas partes del cuerpo y que el asesino la tomó por detrás y utilizó el antebrazo para extrangular a la víctima, lo que permite establecer la mecánica del femicidio, aunque todavía hay pendientes algunos estudios para determinar la causa exacta de la muerte.

Las fuentes consultadas por 0223 confirmaron que si bien se halló líquido en los pulmones de la mujer de 28 años, no se puede establecer que haya sido arrojada a la cámara séptica con vida. “Esa presencia estaría relacionada con el tiempo que el cuerpo estuvo en el lugar”, aclararon.

Por los datos del reporte remitido a la Unidad Funcional de Instrucción N°6, la data de muerte se ubicaría entre la noche del jueves y la madrugada del viernes. “Si tenemos en cuenta que el cuerpo se encontró el sábado a la madrugada, podemos inferir que estuvo más de 24 horas en el lugar “, agregaron.

Las mismas fuentes indicaron que con los datos preliminares no se puede establecer la causa exacta de la muerte, pero que fueron evidentes la existencia de múltiples golpes y los signos de estrangulamiento en el cuerpo de la mujer.

Tal como adelantó este medio, el acusado del homicidio será trasladado este lunes a Tribunales para prestar declaración ante la fiscal Romina Díaz.

Sebastián Cechetto fue detenido el domingo  minutos antes de las 8 por dos efectivos de Caballería afectados al Operativo Sol en Miramar. El personal vio a un hombre caminar desorientado por la costanera vistiendo una remera y calzoncillos y si bien dio datos confusos sobre su identidad y los motivos de su apariencia, lo reconocieron como el sujeto sobre el que pesaba una orden de detención por el femicidio de su pareja.

Cechetto era buscado intensamente desde que el sábado a la madrugada el padre de González descubriera el cuerpo en la cámara séptica de la casa que compartían víctima, acusado y el hijo de poco más de un año que tenían en común en calle 122 y 133 de Batán.

Pocas horas antes y tras haber acompañado a su suegro a realizar la denuncia por la desaparición de la mujer, Cechetto se cruzó con dos de sus cuñados en un boliche y luego de discutir, escapó a bordo de su camioneta.

El rodado, una VW Amarok de color azul apareció horas después en el mar, sin ocupantes, en la entrada del vivero Florentino Ameghino en Miramar. El hombre de 46 años pasó todo un día en la zona sin ser hallado durante los rastrillajes que se realizaron.  Sin embargo, la difusión de su rostro hizo posible su detención.