Denuncian la falta de control del tránsito de los vehículos todo terreno en el vivero

Ante la alarmante falta de control del tránsito motovehicular dentro del vivero dunícola, es que como miembros de la Asamblea en Defensa del Vivero, hacemos pública nuestra preocupación.

En nuestro distrito se encuentra en vigencia la ordenanza 077 del año 2009 que en sus artículos “Fija como área exclusiva de circulación – de Vehículos Todo Terreno – una franja no mayor a 20 (veinte) metros a contar desde el pie de médano hacia la costa, desde la zona de la concesión Frontera Sur hasta el Remanso, quedando terminantemente prohibido el desplazamiento de los mismos dentro el Vivero Dunícola Florentino Ameghino”.

El incumplimiento de la ordenanza y la falta control del tránsito de los vehículos todo terreno es alarmante, resultando ineficiente la señalización existente en el lugar. Hemos realizado innumerables denuncias ante las autoridades pertinentes; contando con material fílmico y fotográfico que acredita la recurrente infracción de estos vehículos, mayoritariamente cuatriciclos y motos enduro, que generan peligro a quienes se encuentran disfrutando del lugar con el riesgo de provocar accidentes, que en muchos casos suelen ser fatales; ejemplos de ellos se dan a lo largo de la costa bonaerense todos los años, y Miramar no es la excepción. Lo más llamativo del incumplimiento de esta norma es la gran cantidad de menores de edad al volante. Otro de los peligros que generan los usuarios de estos vehículos está directamente relacionado con los focos de incendio que se pueden ocasionar tanto por desperfectos en los vehículos como cuando acampan dentro del vivero y realizan fogones, todas estas acciones prohibidas. Ejemplo de esto es lo ocurrido en el verano del 2012 en Faro Querandí, cuando dos vehículos todo terreno por un accidente, quemaron cientos de hectáreas.

El turismo que tradicionalmente elije nuestra ciudad lo hace en gran parte por la tranquilidad de sus espacios públicos, siendo el vivero y sus playas uno de los principales atractivos. La problemática que hemos planteado atenta directamente contra esto.

Además, la circulación por las áreas prohibidas rompe con el ciclo natural del ambiente del vivero, acelerando la erosión del suelo no consolidado, produciendo la deforestación con la apertura de caminos, lo que se aprecia claramente en las imágenes satelitales. Esta apertura de nuevos caminos, se ha acrecentado en los últimos años en sectores vírgenes del vivero, en gran medida por la demarcación realizada por emprendimientos privados vinculados a excursiones.

Todas estas acciones mencionadas violan la Ordenanza 184/97 la cual establece que el vivero es una Reserva Natural, y como tal según la ley provincial 10907 se debe proteger la naturaleza en su conjunto quedando prohibida toda acción que pueda cambiar la evolución del medio natural vivo e inanimado. Por otro lado, la Ordenanza 248/88 responsabiliza al municipio por la protección de los bienes históricos, culturales y de las reservas naturales, públicas o privadas, existentes en el partido.

Tal como lo planteamos al principio, la falta de control de acuerdo a lo estipulado en la ordenanza 077/09 y las decisiones tomadas desde el poder ejecutivo y legislativo no contribuyen al cumplimiento del marco jurídico municipal. La señalización sobre el pie de médano, que se colocó en caños de PVC en el verano del 2013, posee una inscripción confusa y errónea respecto a las zonas prohibidas y permitidas para la circulación de los Vehículos Todo Terreno; el único cartel que tenía información clara delimitando el área de circulación, ubicado en la finalización del camino costero del vivero, fue retirado en el año 2011 y nunca repuesto.

La destrucción del ambiente del vivero por la falta de control, requiere encarar con urgencia la sanción de esta actividad dentro del mismo para evitar el daño al patrimonio natural, el suelo, la vegetación, la vida silvestre, el hábitat, los recursos históricos o culturales. Al menos hasta lograr niveles aceptables de educación y sensibilidad ambiental en la sociedad.

Si bien existe cartelería que indica que dentro del Vivero están prohibidos este tipo de vehículos, sin el control correspondiente, gran parte de la población (local y turista) ha naturalizado la violación a la norma. Los controles y sanciones de las acciones que vayan en desmedro de las normativas anteriormente mencionadas, a través de operativos de tránsito que indiquen multas al incumplimiento de la misma, podrán ser, también, una buena manera de acrecentar la recaudación municipal, en pos del beneficio tanto del Vivero, como de la prevención de accidentes.

La destrucción causada por estos vehículos es desmedida y su avance por sectores no permitidos nos hace pensar que en pocos años no contaremos con el Vivero tal cual lo conocemos. Pero, si bien esto nos preocupa y mucho, el riesgo que provocan en relación a la vida de las personas generando un nivel alto de probables accidentes, es lo que nos urge. Porque ya han existido dentro del Vivero accidentes, y lo que es peor aún, en los que estuvieron involucrados menores de edad. Por eso hacemos responsables de cualquier siniestro ocasionado en el Vivero en el que esté involucrado algún vehículo VTT, enteramente a la inacción del cuerpo legislativo y ejecutivo, porque deben, ante todo, bregar por la vida de todos los ciudadanos, como derecho primordial.

El vivero es un espacio público, es de todos los ciudadanos Argentinos.
¡¡¡ El vivero no se vende!!!!

ASAMBLEA EN DEFENSA DEL VIVERO