Datos alarmantes de la UCA: la pobreza llegó al 43,1% y alcanza a más de 17 millones de argentinos

El relevamiento detalló que el 51,7% de la población vive en hogares que tiene al menos la cobertura de un programa social

Sin el aporte de la Asignación Universal por Hijo (AUH), el ODSA precisó que el 9,9% de la indigencia observada en 2020 hubiera sido del 19,6% en 2022.

La pobreza multidimensional alcanzó al 39,2% de la población en el tercer trimestre de 2022, en tanto la pobreza por ingresos fue del 43,1% y la indigencia del 8,1%, según el nuevo informe dado a conocer por el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina (UCA), niveles que podrían haber resultado mucho más altos sin la intervención del Estado en materia de ayuda social.

En la presentación del relevamiento, el director de investigación del Observatorio, Agustín Salvia, subrayó que de no haber mediado la intervención del Estado a través de diferentes medidas de asistencia social, la indigencia se habría elevado al 19,6% y la pobreza por ingresos al 50%.

En ese marco, Salvia destacó que en 2022 “se redujo la indigencia” respecto de los terceros trimestres de los últimos tres años (8,4% en 2019, 9,8% en 2020 y 9% en 2021).

Asimismo, sostuvo que en gran medida por esa ayuda social “no hubo un aumento explosivo” de la pobreza sino “un mantenimiento”, con pequeñas variaciones “irrelevantes” desde el punto de vista estadístico.

En esa medición, la matriz en el tercer trimestre de este año señala que el 39,2% de la población es pobre multidimensional, el 29,5% está en el grupo de los “no pobres por ingresos pero con privaciones no monetarias”, el 3,7% en el de “pobres por ingreso sin privaciones no monetarias” y el 27,6% restante no son pobres ni tienen carencias no monetarias.

Salvia advirtió que “se acumulan dos generaciones de pobres y ya estaríamos en el inicio de la tercera, por ausencia de modelos de inclusión con eje en el trabajo”.

En ese sentido, sintetizó que en los últimos años “cuatro de cada diez personas están en condiciones de pobreza y uno de cada diez en indigencia, detrás de un mercado de trabajo muy segmentado”

El aumento de la informalidad laboral generó un crecimiento de la población sin vinculación al Sistema de Seguridad Social, que en la actualidad abarca al 32,6% de los hogares.