Asociación ilícita mixta: el abogado Resúa declaró que no conoce a Segovia y nunca lo trató

Compareció ante al fiscal Marcos Pagella en Tibunales. Dijo que mantuvo contactos con dos de los incriminados en la causa pero siempre dentro del ámbito profesional porque ellos contrataban sus servicios. También sostuvo que trató al «joyero turco» en una ocasión en Buenos Aires para realizar una gestión solicitada por una familia amiga.

El abogado penalista Lautaro Resúa declaró ante el fiscal Marcos Pagella que no conoce al exjefe departamental de Mar del Plata, José Segovia, y que nunca lo trató.

El letrado compareció este lunes a la tarde ante el investigador en Tribunales, donde mantuvieron una audiencia que se extendió por más de dos horas. Tal como se esperaba, la diligencia fue larga, aunque fuentes consultadas por LA CAPITAL explicaron que casi no hubo preguntas por parte del instructor, sino que el propio imputado se dedicó a dar su versión de los hechos “desde el principio”.

Según pudo saber este medio, Resúa dio detalles de sus vinculaciones y, en ese marco, señaló que mantenía contacto asiduo con el policía Christian Holktamp y con el cambista y dueño del café Sutton, Jorge “Ruso” Toletti, porque ambos habían contratado sus servicios profesionales en distintas ocasiones.

En la misma línea, Resúa indicó que conoció en 2020 “al joyero turco” Sevan Arslan (52) luego de que una familia amiga suya le solicitara realizar una operación de cambio de dinero en moneda extranjera. En ese sentido, manifestó que en esa oportunidad aceptó hacerles el favor a quienes se lo habían pedido y viajó a la ciudad de Buenos Aires para llevar a cabo dicha diligencia. Después, agregó, no volvió a verlo pero sí recibió un solo llamado telefónico suyo tiempo después.

Al respecto, el abogado penalista detenido en el marco de la causa que conmocionó a la ciudad semanas atrás y motivó el descabezamiento de la cúpula de la Jefatura Departamental local, añadió que miembros de la familia amiga suya que le había pedido tal favor están dispuestos a declarar ante la Justicia y que también presentarán, de ser necesario, escrituras firmadas en esa misma época producto de la venta de propiedades, que derivaron en la obtención de dinero en efectivo para después realizar las maniobras de compraventa de divisas ante el “joyero turco”.

“A Segovia no lo conozco, nunca tuve trato con él”, declaró Resúa sobre el exjefe de la policía marplatense. “Sabía quién era, que era jefe de la policía, pero personalmente no lo conozco y nunca lo traté”, agregó.

Luego de finalizada la audiencia, Resúa fue trasladado nuevamente al penal de Batán donde permanece detenido mientras avanza la causa. En ese contexto, vale recordar que el fiscal Pagella deberá definir el próximo jueves si pide la prisión preventiva de los incriminados, debido a que finaliza el plazo establecido en esta instancia de la instrucción.

El caso

Este expediente causó alto impacto institucional en Mar del Plata por la detención de Segovia, de otros dos policías Gastón Moraña (Departamental) y Nicolás Rivademar (Policía Federal), además de los expolicías Javier González y Christian Holktamp, el cambista y dueño del café Sutton, Jorge “Ruso” Toletti, y el abogado Lautaro Resúa. Según las pruebas preliminares, la organización tenía montado un sistema recaudatorio para permitir la existencia de “arbolitos” en la zona de Luro e Independencia. También está imputado de formar parte de esta organización el policía de la DDI Mar de Plata, Javier Collova. Además, se le otorga a esta asociación ilícita un rol mas grave: el de alterar investigaciones de hechos delictivos.

La causa se desprende de otra iniciada por el robo a un departamento de Cabo Corrientes ocurrido en diciembre de 2020. Allí dos hombres y una mujer asaltaron a una pareja de jubilados que vivían en el séptimo piso y les robaron más de 200 mil dólares, una fuerte suma en pesos y otros valores.

La DDI Mar del Plata, entonces dirigida por Segovia, inició la investigación y señaló a Mauricio Di Norcia como el ladrón que aparecía en los videos. Incluso en la Navidad se allanaron varios domicilios vinculados a él. Pero, según la fiscalía, esa había sido solo una maniobra coordinada con el abogado de Di Norcia, Resúa para provocar una extorsión y el cobro de honorarios del letrado.

En el mes de febrero un hombre llamado Marcelo Juárez fue secuestrado en un hotel de Punta Mogotes. En verdad, fue “levantado” por cuatro supuestos policías que lo llevaron en un auto y le pidieron dinero para no involucrarlo en el asalto. En verdad, Juárez era el hombre del video y el autor del robo.

Para la Justicia el secuestro fue cometido por Toletti, Collova, Holtkamp y Ulises Arbizu, aún prófugo. Todos manejaban información reservada de la investigación. Finalmente, como Juárez no pagó los 50 mil dólares que le pedían, Toletti y Holtkamp lo denunciaron ante el fiscal Moyano unos días después. Moyano ya tenía avanzada la causa y a Juárez como un sospechoso. La declaración de Toletti y Holtkamp se complementó al resto de los datos ya existentes.

Pero al unirse las dos investigaciones, la del robo y la del secuestro, y analizarse los teléfonos de los involucrados, se estableció que todos ellos -excepto Juárez, un expolicía de Buenos Aires- formaban parte de un núcleo de conocidos a los que los unía la actividad de venta de dólares en Luro e Independencia.

Posteriormente se acusó a Moraña y a González de ser “recaudadores” de la DDI en la época de Segovia como titular y luego cuando fue a la Jefatura Departamental se efectuaron operativos, según la Justicia, para liberar la zona de “arbolitos” y dejarlos solos en el negocio a Toletti y Holtkamp.