Así impactaría en Miramar y Mar del Sur un posible derrame de petróleo

Un estudio de Greenpeace advierte que el petróleo llegaría a las costas de Buenos Aires en 11 días y que, incluso, se extendería hasta las costas uruguayas en 21 días. 

La organización ambientalista Greenpace difundió este martes un informe en donde advierte las consecuencias que tendría un eventual derrame de petróleo para Mar del Plata así como para el resto de la costa bonaerense.

La recreación que realizó la organización toma como punto de origen al bloque Can 100, que es el más grande de la cuenca Argentina Norte y que se encuentra, precisamente, a la altura de las playas del distrito: posee una superficie equivalente a 75 veces el tamaño de la ciudad de Buenos Aires.

Las proyecciones de Greenpeace se basaron frente al posible derrame de 990 barriles de petróleo, los cuales se descargan en el lapso de 2 horas y se dispersarían durante 28 días. «El petróleo llegaría a las costas de Buenos Aires en 11 días e incluso se extendería hasta las costas uruguayas en 21 días», aseguraron, y graficaron al respecto que las costas de la ciudad quedarían repletas de petróleo.

«Al finalizar el modelo, luego de 28 días, del total derramado, el 3.5% se dispersó naturalmente; el 1,5% se sedimentó en el fondo marino, el 65,2% se evaporó; el 26% permaneció en superficie y el 4,1% del total se encuentra en playas (0,2% en la costa de la provincia de Buenos Aires y 3,9% en la costa de la República Oriental del Uruguay)», agregaron, en las conclusiones del estudio que se presentó en las últimas horas.

Para realizar este modelo, se utilizó la aplicación Gnome. Esta aplicación, del entorno general de modelado operativo de la Noaa (National Oceanic and Atmospheric Administration), es un conjunto de herramientas de modelado para predecir el destino y el transporte de contaminantes (como el petróleo) derramados en el agua, según explicaron los ambientalistas.

Al respecto, Luisina Vueso, coordinadora de la campaña de océanos de Greenpeace, sostuvo que «no tiene sentido abrir una nueva frontera de explotación petrolera en medio de la crisis climática que estamos viviendo». La ciencia fue clara en el último reporte del IPCC presentado hace semanas: para combatir el cambio climático, no puede haber ninguna nueva inversión en combustibles fósiles en ningún lugar», declaró la joven, y añadió: “El Estado argentino tiene la oportunidad de dejar un legado en materia de protección ambiental y dejar atrás la inversión en combustibles fósiles para avanzar rápidamente hacia una transición energética limpia”.

El bloque CAN 100, frente a la costa de Mar del Plata, comprende un área de 15.000 kilómetros cuadrados y es el bloque más grande de la Cuenca Argentina Norte. Se ubica sobre el talud continental, principal corredor biológico del Mar Argentino. Equinor se asoció con Shell e YPF para la perforación de este bloque, que sería el primero de aguas profundas y ultra profundas en el Mar Argentino, en caso de obtener la autorización del Gobierno de Alberto Fernández.

Ya pasaron casi dos meses de la audiencia pública donde se escucharon voces de empresarios de la pesca, de la actividad petrolífera, de investigadores, de vecinos así como de otras sociedades de la entidad pero hasta el momento el Ministerio de Ambiente de la Nación no ha comunicado si se autorizará o no la prospección sísmica a pocos kilómetros de la ciudad, el primer paso para avanzar después – en caso de localizar hidrocarburos – con la explotación en el mar.