Kicillof vuelve a reunirse con los intendentes

Desde el gobierno provincial anticiparon que el mandatario exigirá «reforzar los operativos» en la nocturnidad, tras el debut de la restricción horaria de 1 a 6.

De la reunión que Axel Kicillof mantuvo la semana pasada en el Museo MAR de Mar del Plata con intendentes de la Costa Atlántica salió la disposición que desde ayer aplica restricciones en la nocturnidad. Este martes, el gobernador y los jefes comunales volverán a reunirse en Mar Chiquita y el foco estará puesto en los controles para mantener la temporada.

La “cumbre” se llevará a cabo a las 12,30, esta vez en la vecina localidad de Santa Clara con la presencia de intendentes de las principales ciudades balnearias de la provincia de Buenos Aires.

Durante el encuentro de este martes se analizarán la situación epidemiológica y la aplicación de las nuevas medidas dispuestas para frenar los contagios de coronavirus. Sobre todo se pondrá atención en las fiestas clandestinas, que pusieron en jaque a la temporada.

Asimismo, se evaluará la ocupación de camas en cada distrito y el modo en que se están aplicando las restricciones dispuestas el último fin de semana.

“El mandatario les pedirá a los intendentes que refuercen los controles y se pongan firmes en el cumplimiento de los protocolos”, detallaron desde el Gobierno. Agregaron que “la idea es seguir de cerca la situación para dar margen a que la temporada siga su curso, pero sin descuidar la salud”.

Tras esa reunión, Kicillof brindará una conferencia de prensa junto al jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y al ministro de Salud, Daniel Gollan, en la que darán cuenta de la situación sanitaria en territorio bonaerense.

El Gobierno bonaerense dispuso una serie de medidas -que comenzaron a regir ayer- para contener el incremento de contagios de coronavirus, que incluyen la suspensión de las actividades entre la 1 y las 6 de la mañana en 118 de los 135 municipios que se encuentran en fase 3 y 4.
La disposición además contempla la aplicación de multas de hasta tres millones de pesos para los organizadores y asistentes a fiestas clandestinas.