Abad: “Hay que entender que los recursos destinados a la educación son una inversión y no un gasto”

El titular de la UCR Buenos Aires opinó sobre el recorte que surge en el Presupuesto Nacional para el 2023.

El recorte presupuestario en educación, que describe el proyecto del Presupuesto Nacional remitido por el Gobierno al Congreso, continúa acumulando rechazos desde diversos sectores como instituciones, organizaciones de padres y el sector político, especialmente desde el radicalismo que ha efectuado un análisis profundo con algunos de sus profesionales y referente como Maxi Abad.

Precisamente el presidente del Comité Provincia salió a fustigar el criterio de distribución de los recursos nacionales, que luego derivará en el gobierno de Axel Kicillof. “Esperemos que en el marco del debate parlamentario se incremente el presupuesto educativo. Hay que entender que los recursos destinados a la educación son una inversión y no un gasto”, dijo Abad.

En las últimas horas Mónica Marquina, especialista en Educación vinculada a la UCR, analizó el recorte y destacó el informe del movimiento “Argentinos por la Educación”, que busca involucrar a toda la sociedad en la mejora del sistema.

Esta organización dijo que prevé un recorte del 15,5% de los fondos del Ministerio de Educación de la Nación con respecto a 2022. “Si bien el proyecto de Presupuesto 2023 define un ajuste generalizado del 6,8% en el gasto del Estado Nacional, la reducción de fondos en Educación es más del doble que la del presupuesto nacional general”.

Además, “Argentinos por la Educación” detalló que el ajuste previsto para 2023 se suma al recorte del 5% proyectado para los fondos vigentes del Ministerio hasta el cierre de 2022. “Esto implica una disminución del peso relativo de la educación dentro del gasto nacional previsto para este año, de acuerdo con lo proyectado en el Mensaje del Presupuesto 2023. Esta contracción se añade a las reducciones anunciadas en agosto de 2022, que afectaron al programa Conectar Igualdad, el fortalecimiento edilicio de jardines de infantes y la inversión en infraestructura y equipamiento”.

A su vez, el ajuste educativo sería, entre otros, en construcción de Jardines, Becas, Universidades y en Información y Evaluación Educativa, con recorte del 50% en el programa que se encarga de ver si mejoran las trayectorias educativas.