Una bicisenda que no se usa

Llega el verano y otra vez la discusión sobre la bicisenda de la Costanera. Es sabido que durante el invierno no tiene ningún uso. Nadie circula por ese lugar. Ha sido inútil durante ese periodo del año.

El costo de dos millones de pesos no ha tenido la justificación esperada. En verano son algunos pocos los que la utilizan, no ha sido incorporada por la gente como una inversión que genere adhesión.

Lamentablemente fue una decisión inconsulta que no tuvo la respuesta que se creía podía tener. Las críticas en su momento fueron justificadas. Había otras prioridades, otras necesidades que debían atenderse y no se hizo.

Ahora llega la temporada y otra vez los problemas de estacionamiento, de circulación y de embotellamiento. Y la bici senda de poco uso sigue en pie.

La ciudad exige mejores obras que den seguridad a los transeúntes y a quienes circulan en bicicleta, pero donde lo hacen realmente, cerca de las escuelas, en la avenida 40, en la avenida 9, y en ciertos lugares donde hay una verdadera urgencia.

Es para pensar y reflexionar por parte de los funcionarios. Que no pueden hacer lo que se les ocurra, cuando quieran y como quieran sin atender las prioridades de la comunidad.

En el Concejo Deliberante se trató el tema y ahí la oposición señaló: ”La oposición (Cambiemos), no aprobó la iniciativa ya que consideró en líneas generales, que “si bien es una idea interesante, no era el momento para desarrollarla debido a otras prioridades mucho más urgentes que existen en Miramar y el resto de las localidades de General Alvarado”.

Recientemente se produjo un dolorosísimo accidente en el acceso a la ciudad, donde si también se requieren mejores espacios para circular y más y mejores controles. Ojalá se piense en los ciudadanos, en la gente y no en obras que tienen un costo altísimo para la comunidad y no producen utilidad alguna.