Nardo Moyano: “Entiendo que la cultura en Miramar no tiene el lugar que debería tener en un pueblo”

“El Argentino” dialogó con el artista y reconocido por el Círculo Italiano “Joven Italia” en la rama Artes Plásticas Nardo Moyano.

De vasta trayectoria en la ciudad, la zona y el país, Nardo dejó su sentir sobre el reconocimiento obtenido “Agradecido por el reconocimiento, por el voto del público en general que fue quien armó la terna y eso me pone muy contento porque quiere decir que el trabajo que vengo haciendo hace muchos años es reconocido por gente de mi ciudad” y además nos contó sobre su trabajo, su día a día, “Mis clases están destinadas a impartir, compartir y a repartir conocimientos, todo en relación a las artes visuales y desde la mejor calidad”

-¿Qué sensaciones te generó este reconocimiento?
Agradecido por el reconocimiento, por el voto del público en general que fue quien armó la terna y eso me pone muy contento porque quiere decir que el trabajo que vengo haciendo hace muchos años es reconocido por gente de mi ciudad, que me puso en el lugar donde luego el jurado tuvo que decidir y junto a grandes artistas, como Donofrio y Mohana, donde estuvo muy reñida la decisión, me eligieron por mi trabajo que reconoce lo hecho este año. Mi sensación es de agradecimiento al público en general, al círculo italiano por dar el lugar para que se haga este premio y al jurado por la elección.

-¿Contanos como es tu trabajo a diario?. El arte envuelve muchas aristas y vos estas relacionado con muchas de ellas.
Mi trabajo diario involucra varias disciplinas de las artes visuales. Soy profesor nacional de dibujo y pintura, tengo una larga trayectoria como profesional, hace 13 años que doy clases, me manejo de forma independiente, trabajé en la universidad CAECE de Mar del Plata, en el galpón cultural de Miramar junto a otros artistas, en “Azul mar” un espacio- taller de Cesar Pascual y desde el 2014 que trabajo en el espacio “El viento” que es un estudio de artes que tengo con mi amiga y socia Maria Laura Caneda, ella da talleres de canto y de música y yo me dedico a las artes visuales, en calle 30 N° 1279 y ahí desarrollamos varias disciplinas.

Yo me dedico a dibujar y pintar a diario, hace muchos años que lo hago y lo reparto entre las clases que tengo y las actividades que voy haciendo, como el muralismo, tatuaje, música, pero mi dos disciplinas fundamentales es el dibujo y la pintura.

Mis clases están destinadas a impartir, compartir y a repartir conocimientos, todo en relación a las artes visuales y desde la mejor calidad; para generar conceptos de gran calidad plástica que se ven en los resultados de mis alumnos que por suerte son muchos, este año tengo más de cuarenta alumnos y alumnas, que van en todas las edades y desarrollan sus trabajos de dibujo y pintura donde cada tanto hacemos una exposición para dar a conocerlos.

Y también hacemos muralismo con un grupo de alumnos y alumnas, el grupo se llama “Martarrosa” es una brigada muralista, de una idea propia, surgió en el 2016, donde quise compartir la idea de pintar murales y a partir de ese año hasta ahora venimos haciendo muralesen instituciones públicas y hacemos esas actividades “ad honorem”, lo hacemos con mucha alegría y compromiso, nos dedicamos al muralismo en todo tipo de instituciones.

-¿Qué opinión tenés sobre la cultura en el distrito?
Entiendo que la cultura en Miramar no tiene el lugar que debería tener en un pueblo. Algo que es muy importante, como profesor, me parece muy importante que la cultura se difunda, que los pibes y las pibas tengan artes plásticas, danza, canto, música, murga, manifestaciones artísticas y culturales, porque es lo que hace que una cabeza pensante y un corazón que necesita expresar emociones pueda hacerlo a través de disciplinas artísticas y eso, en Miramar, se limita y queda corto, no tenemos acceso a esas manifestaciones.

Los aspectos positivos de la ciudad a nivel cultural son la bienal que a pesar de que yo nunca participé de una edición porque no me han invitado, por política, ideología o solo porque no me invitaron, no he podido representar mi trabajo ahí, pero la bienal es un buen punto para que jóvenes se acerquen al arte porque no tenemos en Miramar ni un museo de arte, ni tampoco tenemos galería de arte, y eso es un paso bastante perdido.

En su momento existió la zona urbana que tuvo el Sr. Roldan y hace años tuvo la galería Auriti Primavera que traía artistas consagrados a nivel nacional e internacional. Pero hemos perdido galerías de arte, no existe el mercado del arte, un museo, entonces se dificulta mucho, por lo que la bienal es un buen punto para que los jóvenes por lo menos se acerquen a mirar cómo trabajan los artistas.

Hemos perdido el cine y eso es algo muy importante. No solo como herramienta para mostrar espectáculos, sino que es una herramienta cultural donde podes proyectar películas de autor, películas de todo tipo. Que Miramar no tenga un cine donde podamos ir a ver películas o acercarnos, es lo mismo que no haya lugares para difundir la música miramarense, hay muy pocos, particularmente el rock tiene un solo espacio, que son los chicos de “Ramón Bar” y es un trabajo independiente.

Todo esto son factores que hacen que la cultura y el arte no se puedan apreciar y no sean de primera necesidad. Creo que algún día, ojalá lo pueda ver yo, Miramar vuelva a tener el cine y tenga lugares para ver muestra de arte.

El único espacio que funciona como galería es el “Circulo Italiano” pero no es una galería en sí misma es una mutual y tiene ese factor, pero el único lugar que puedo reconocer que está bien ambientado y es de la mejor calidad, es el “Circulo Italiano” y ese si es un lugar que podemos disfrutar.