Las reuniones con los gremios avanzan hacia una solución por tramos

La comprensión y el compromiso parecen ser la tónica en estas primeras paritarias que enfrenta el gobierno de Kicillof. Los gremios podrían dar una mano y ceder, pero necesitarán la palabra del gobernador para continuar cuando las aguas se aquieten.

En una semana movida para el Ejecutivo en el tema paritario, el gobierno de la provincia recibió a los representantes de la Cicop para comenzar a escuchar cuáles son sus pretensiones y así empezar a negociar salarios.

Tras un comienzo de semana recibiendo a docentes y estatales y terminar un muy buen primer encuentro en el que la tolerancia fue el rasgo sobresaliente, las reuniones continuarán mañana y el jueves con los docentes y el viernes con estatales y judiciales.

Los enrolados en la AJB reclamaron la semana pasada una reunión con las autoridades de la administración provincial para empezar la paritaria y ese llamado finalmente tuvo su eco con la convocatoria realizada por el Ejecutivo.

Para ese encuentro los Judiciales llegarán con una mirada unificada, ya que promovieron encuentros con los demás sindicatos de trabajadores y trabajadoras estatales, para asistir con un solo discurso en torno a la recuperación del poder adquisitivo del salario perdido en los últimos cuatro años de ajuste en la provincia.

Ciertamente no se prevé que este encuentro sea diferente a los que lo antecedieron, los ministros del gabinete del gobernador escucharán las pretensiones de los trabajadores, pero buscarán la comprensión de sus representantes, a quienes luego de exponerles los números que en materia de emergencia económica hoy aquejan a las cuentas de la provincia, les solicitarán paciencia para resolver la cuestión salarial.

Tras escuchar por parte de los representantes de los trabajadores que la cláusula gatillo no es la solución ya que no ofrece un incremento en el salario, sino que solo lo equipara frente flagelo de la inflación, desde el gobierno bonaerense alientan la posibilidad de que todas estas negociaciones avancen durante todo el año y se vayan cerrando de manera escalonada, ya que al no tener una referencia cierta de cómo será la previsibilidad financiera de las arcas bonaerenses, mal podrían hacer una oferta a cualquier gremio sin tener el respaldo necesario para poder cumplirlas.

Consultados varios sindicatos sobre esta posibilidad, no descartaron avanzar en la búsqueda de una solución en esta primera instancia de negociación con un número que les permita no perder frente al flagelo inflacionario, pero que a la vez le dé al gobierno la soltura suficiente para poder hacer frente a los pagos de los vencimientos, siempre que se asuma el compromiso de volver a reunirse para empezar a recuperar la pérdida del poder adquisitivo que los salarios sufrieron durante la administración anterior.

Desde el gobierno bonaerense ven esta solución escalonada no solamente como una posibilidad, sino quizás como la única potencialmente viable dadas las circunstancias que atraviesa en este momento la economía bonaerense. Es por este motivo que todas las negociaciones paritarias deberán encaminarse a una solución en tramos, que contemple el ordenamiento en los pagos de deuda de la provincia y una vez que la previsibilidad financiera sea una realidad, la recuperación del poder adquisitivo podrá empezar a cristalizarse en los sueldos de trabajadores de la administración provincial.