CIERRA EL TEATRO ASTRAL

Por Nicola Rodriguez Mastrangelo

¿Qué pasa en esta ciudad que los sectores privados cierran sus puertas? ¿El estado ayuda a los sectores privados? ¿O los hunde aun más? Estas preguntas y muchas más desarrollaremos en mi nueva columna semanal. En esta oportunidad dialogaremos con la encargada del Teatro Astral de Miramar que nos informo que hace un tiempo bastante largo tiene pensado cerrar el Teatro por la falta de colaboración del estado a los sectores privados.
Dialogamos con Marie Antonietta Moranastica, encargada del Teatro Astral de Miramar para conocer el verdadero motivo del cierre.
-¿Sentis que el Municipio no ayuda a los sectores privados?
La verdad es que hace ya 11 abrimos el teatro con mucho esfuerzo. Dedicación y amor hacia cualquier actividad artística en donde las personas pueden desarrollar su arte. Lo importante era que había un teatro que estaba abandonado y había que relacionarlo. Nos demoramos un año junto con Don Vito Pignataro. El municipio estaba contento en principio al saber que íbamos a abrir la sala. El tema es que nunca recibimos ningún tipo de ayuda ni interés de parte de ellos.
-¿Es verdad que económicamente no conviene abrir el Teatro pero por un gran esfuerzo y amor al arte de abren dichas puertas todas las temporadas para aportarle a la ciudad un atractivo más?
Somos una sala que trabaja de manera privada y cuesta mucho mantenerla. Siempre estuve en contacto con teatros desde chiquita. Me crié en el ambiente del cine y teatro en chile y aunque argentina tiene un mayor desarrollo cultural no significa que económica mente iba a ir bien. Los primeros años funcionaba pero nunca lo hicimos con hacer grandes diferencias de dinero. Acá hay mucho trabajo de familia. Parte de mis 11 años dedicada a esta sala hermosa que me hizo crecer tanto y ver pasar tantos y tantos artistas y ver a la gente yéndose feliz y disfrutar tanto de las programaciones que cada años eran un desafío, de ganar dinero nunca fue nuestro interés ya que gracias a dios tenemos nuestros trabajos aparte y eso de pensar que la gente gana en temporada es un mito ya en estos últimos años
-¿El Teatro Astral cierra sus puertas?
El teatro está en vísperas de su cierre ya que es imposible sostener una sala de esta categoría. Ya uno se cansa de insistir. De golpear puertas que nunca se abrieron, es duro batallar solo, no sé qué me jugo en contra realmente. La falta de interés.
-En Febrero el Teatro se clausuro y tenemos entendido que las mejores obras de febrero “justo” tenían sus funciones esa semana. ¿Pensas que hubo alguna jugada de mal gusto?
Con respeto a la clausura fue realmente un papelón, ya que solo faltaba dos cosas que era de ir a buscarlas como por ejemplo los matafuegos. Perdimos dos obras importantes, enviamos una carta para saber que debíamos pagar y nunca fue contestada. No tuvimos apoyo para poner carteleras en las vías públicas. Ya nos había pasado años anteriores que nos quedamos con carteleria en una bodega ya que en todo el año nunca nos dieron un espacio para hacer nuestra publicidad. Y también ocurrió que cuando logramos tener permiso nuestros carteles fueron pateados, arrojados al suelo. Actos que realmente nadie se hizo cargo. Realennte un desierto de preguntas quedan al pasar por esta municipalidad que a pocos conozco. Nunca tuvimos la suerte de reunirnos con el intendente, no lo conozco. Tampoco al nuevo director de turismo que me pidió una reunión no se para que realmente porque nunca nos tuvieron en cuenta. La única persona que me atendía el teléfono y estaba más conectado con nosotros fue El Director de Cultura Martin Vera que sabía el mal estar que tengo ya hace tiempo.
Y para darle el cierre a esta columna, quiero que lo hagamos con las palabras textuales Maria Antonietta respecto al cierre del Teatro Astral de Miramar:
Lo único que me queda es agradecer a toda la ciudadanía de Miramar, no a las personas que lo dirigen, quiero agradecer a las familias que cada año nos acompaño, a toda la familia que armamos dentro del teatro, a mis papás. A todos los que aportaron con la ciudadanía. Me despido con un profundo dolor de saber que cuando no hay personas que empalizan con el arte, poco se puede hacer …