Año 2020. Juicio del Camping

Tomás Agustín Jaime, Lucas Pitman y Juan Cruz Villalba serán juzgados en 2020 por el presunto abuso de una adolescente de 14 años ocurrido el pasado 1 de enero en un camping de Miramar, mientras que otros dos de los jóvenes que en un principio estuvieron acusados en la causa finalmente fueron sobreseídos.

No obstante  no confirmarse la fecha del proceso, que será bajo la modalidad de juicio por jurados, se estima que no podrá ser en lo que resta de 2019 por una cuestión de tiempos y calendarios.

Jaime, Pitman y Villalba permanecen bajo arresto domiciliario imputados por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado”, mientras que Roberto Costa y Emanuel Díaz, sobreseídos, gozan de su correspondiente libertad desde el 22 de enero. Si bien se especulaba con que el debate al que serán sometidos los primeros tres jóvenes se llevara a cabo a la brevedad, fuentes de la investigación señalaron que “es casi imposible que se haga este año”.

En las próximas semanas debería reunirse toda la prueba que figura en la causa y a posteriori se desarrollarán las audiencias preliminares. Luego se fijará la posible fecha de juicio.

Lo que sí se confirmó en las últimas horas, tras el fallo del juez de Garantías Saúl Errandonea, fue que el debate oral será en la sala del Tribunal Oral Nº 3 y estará presidido por Fabián Riquert, uno de sus miembros al que le toca este rol según un sorteo interno de fechas y casos. Además, se realizará bajo la modalidad de juicio por jurados, como lo habían solicitado los abogados defensores de los imputados, Mauricio Varela, Martín Bernat y Marcelo Jiménez.

Los letrados están presentes en las próximas audiencias, como así también Maximiliano Orsini, quien representará a la familia de la víctima en el rol del particular damnificado, y la fiscal del caso, María Florencia Salas.

La decisión de Errandonea se conoció a pocos días de que la propia fiscal Salas solicitara elevar la causa a juicio oral con los respectivos sobreseimientos de Costa y Díaz, quienes estuvieron detenidos entre el 1 y el 22 de enero y luego recuperaron su libertad, pero permanecían imputados por el delito de “abuso sexual agravado”. Ahora, quedaron desvinculados definitiva y oficialmente del expediente.