9 y 11 AÑOS DE CONDENA POR CRIMEN TEQUILA

Seguirán detenidos como autor y partícipe primario del homicidio de Carlos Ibarra en la vecina localidad Otamendi.

La Justicia condenó este viernes a “Droopy” Martínez y a su padre Jorge Ariel Martínez por el asesinato de Carlos Ibarra en la puerta de un boliche en Otamendi, a nueve y once años de prisión, respectivamente. En virtud de que la culpabilidad de ambos se decidió tras un juicio por jurados, el monto de la pena no puede ser apelado por la fiscalía ni el particular damnificado.

El Juez Roberto Falcone encontró a Jorge Daniel Martínez autor y a Jorge Ariel Martínez partícipe primario del crimen cometido en la puerta del boliche Tequila en la ciudad de Comandante Nicanor Otamendi.

Padre e hijo habían sido hallado culpables tras un juicio por jurados y tras la realización de la audiencia de cesura solamente faltaba conocer el monto de la pena. En los alegatos realizados la semana pasada tanto el fiscal Guillermo Nicora como el abogado Rubén Fernández habían solicitado una pena mayor para el padre al considerar que debía haber evitado y no potenciado el deseo de venganza de su hijo.

Mientra que el fiscal pidió penas de 14 y 15 años, el representante del particular damnificado había solicitado penas de 21 años para el homicida y de 23 para su padre.

La decisión del magistrado estuvo más cerca del pedido planteado por la defensa a cargo de Martín Bernat y Raúl Ruiz que solicitaron en su momento ocho años de prisión -el mínimo previsto por la ley- para Jorge Ariel Martínez y de nueve para “Droopy”.